COLUMNA DE:
Angel Manero

Angel Manero

Ingeniero Agroindustrial con Maestría en Administración de Agronegocios. Consultor senior en Desarrollo Productivo y Negocios Agrarios.
12 julio 2013 | 07:13 pm Por: Angel Manero

QALIWARMA, EL MINAGRI Y EL MENSAJE PRESIDENCIAL

Sin Imagens
Estamos observando una lluvia de críticas al programa QALIWARMA, criticas que van desde legítimas preocupaciones por la calidad de los alimentos hasta intereses ocultos de algunos antiguos proveedores del PRONAA. 
  
Es indudable que este programa puede mejorarse con desarrollo de proveedores, con mejor articulación de la producción regional y con el desarrollo de productos a la medida en función de la oferta productiva local; sin embargo si hablamos de temas de fondo y a raíz de la experiencia: mejor estrategia es fortalecer a las organizaciones de padres de familia para que, al estilo de los comedores populares, ellos mismos implementen unidades de negocio que puedan brindar los alimentos a los niños escolares y ¿por qué no? también a otros clientes. 
  
EL MINAG ahora reestructurado como MINAGRI, tiene una interesante separación de funciones entre ejecución y política pública. Es un avance, sin embargo si queremos hacer reformas de fondo: el MINAG debió haberse integrado a PRODUCE y MINCETUR para formar el gran Ministerio de la Producción y Comercio. No podemos seguir viendo el desarrollo empresarial de manera sectorial. 
  
Por ejemplo, una empresa de alimentos, por lo general debe relacionarse con las instancias del MINAG, de PRODUCE y del MINCETUR amén de todas sus OPDs como SENASA, DIGESA y ahora SANIPES. El desarrollo de negocios productivos y de servicios es multisectorial, todo es multisectorial y se pierde eficiencia en tener entidades diferentes para cada proceso de la cadena de valor del negocio. Demás está decir que cada entidad debe tener oficinas de atención y muchas veces sedes desconcentradas en las diferentes regiones del país con sendos costos fijos de operación. 
  
Del mismo modo cuando escuchamos los mensajes presidenciales, estos parecen ser una secuencia de lo que hace cada sector. No sé quién hace los mensajes presidenciales, pero por lo general son poco contundentes. Si en vez de sectores se enunciaran las principales obras en cada región o provincia, la población lo sentiría más cercano. No importa qué sector, lo que importa es lo que se ha hecho en conjunto en determinada localidad. 
  
De manera paralela y utilizando el marketing se puede hacer segmentación para decir qué se hace por los niños escolares, por los ancianos, por las madres lactantes, por los niños de la calle, por los policías, por los reclutas, por los maestros, por el trabajador publico etc; es decir personalizar el mensaje para que los grandes segmentos de la población los sientan como propio. 
  
El tercer componente del mensaje debería ser la esperanza y en este caso el país debe estar confiado de su ruta al desarrollo. Para esto se necesita de la gran alianza público - privada con mayor dinamismo para atraer inversiones, con más ambición para el comercio internacional (una oficina comercial en cada estado brasileño) y las reformas que permitan reducir el tamaño del estado para tercerizar varios procesos con el sector privado y ayudar a completar mercados como el de información, extensión, I&D+I, desarrollo de mercados etc. 

 

Lima, 12 de Julio del 2013