COLUMNA DE:
Angel Manero

Angel Manero

Ingeniero Agroindustrial con Maestría en Administración de Agronegocios. Consultor senior en Desarrollo Productivo y Negocios Agrarios.
22 septiembre 2013 | 04:19 pm Por: Angel Manero

ECONOMIA, TOP MODEL

Sin Imagens

Hace unos años participé de una amena reunión en casa de una reconocida política. Estaban presentes aproximadamente 15 señoras, que frisaban los 60 años, rodeando a uno de los integrantes del otrora famoso grupo “Los Troveros Criollos”.  Nuestro artista debió cantar y hacer la primera guitarra al mismo tiempo, y ya llevábamos 60 minutos de amenas canciones cuando lo veía agotado y sin muchas ganas de seguir. No obstante, la dueña de casa no era una de las personas a las que se le podía decir “no” fácilmente.

 

Todo esto hasta que el artista sacó del repertorio una canción donde atacaba, en palabras muy gruesas, a las suegras (en un auditorio donde la mayoría se podía sentir aludida) fue tal el desconcierto en la reunión que ya nadie le pidió otra canción y álguien subrepticiamente alejó el micrófono de la guitarra del artista, quien minutos después y sonriendo de felicidad se retiraba a su casa.

 

Esta anécdota me hace recordar al Ministro de Economía cuando sonríe a las cámaras y menciona su comodidad en el gobierno, y sin embargo con sus actos busca salirse rápidamente de la fiesta. Una de las canciones escogidas aquí fue el aporte de los independientes a las AFPs. Una medida muy necesaria por cierto, pero cualquier lógica simple de la calle, hubiera hecho vigente este descuento a partir de enero del 2014. Ahora no sabremos si la medida cobrará vigencia a mediados del 2014 cuando ya estemos encima de un proceso electoral y revoloteen muchas tentaciones populistas.

 

Últimamente sobran las alusiones a mantener el modelo económico del Perú. Me pregunto ¿cuál es nuestro modelo económico?: Disciplina fiscal, control de la inflación, optimizar la recaudación tributaria, promoción de la inversión privada… perdón, pero esto no es un modelo económico, esto es simplemente tener un dedo de frente. No se puede juzgar una buena actuación de un Ministro de Economía por hacer lo que es evidente hacer y lo venimos haciendo desde hace 20 años.

 

Un Modelo Económico debe ser un modelo de desarrollo para el Perú y cada año debería estar profundizándose sobre líneas claras de política pública en cada sector. Entonces no deberíamos hablar ya de un Modelo Económico sino de un Modelo de Desarrollo y aquí no tenemos brújula, no encuentro definiciones claras, como por ejemplo:

 

1.   Promoción de grandes proyectos mineros, petroleros, gasíferos e industriales: i.e. crear un fondo público que permita al estado, bajo administración privada, apuntalar nuevas inversiones con infraestructura y desarrollo rural. Cómo los fondos no ejecutados en los presupuestos del gobierno central, regional y local puedan alimentar estos fondos para promoción de inversiones.

 

2.   Promoción de nuevas irrigaciones, proyectos hidro-energéticos y eólicos: i.e. crear un fondo de inversión que desarrolle proyectos, consiga todos los permisos y luego los venda al sector privado o convoque iniciativas privadas. Algunos con cierto grado de subsidiaridad si es requerido.

 

3.   Desarrollo forestal:  i.e. un ferrocarril Pucalpa – Junín, la habilitación de 200 mil hectáreas para un proyecto modelo, su análisis económico-financiero ¿requiere subsidio, cuánto? y luego su venta al sector privado que industrialice la madera in situ. Promover un proyecto forestal en desierto costero con aguas del Marañón ¿Es viable?

 

4.   Transferencia de empresas públicas al sector privado: i.e. directorio privado para el FONAFE, regresar todas las empresas públicas al ámbito del FONAFE (algunas están fuera) un plan para transferirlos al sector privado.

 

5.   Desarrollo de mercados sectoriales. En el caso del agro (financieros, de seguros, de información, de extensión, de investigación e innovación, de abastecimiento). Todo toma su tiempo, pero si no empezamos, la gran labor de promoción del estado se pierde en el gasto corriente.

 

6.   Comercio Internacional: i.e. cómo conquistamos el mercado Brasileño, cómo fomentamos competitividad en el transporte de carga marítima. ¿Hemos avanzado en el cabotaje?

 

7.   Recursos hidrobiológicos: Cómo nos hacemos líderes mundiales en la alimentación humana de recursos marinos, desarrollo acuícola en continente. ¿Biocombustibles a partir de algas?.

 

8.   Fomento del Emprendimiento: El Estado no puede ser el gran direccionador de lo que se hace, pero puede incubar empresas estratégicas, invertir USD 10 o 20 millones en unidades de negocio (bajo administración privada: SAFI) para luego venderlas al sector privado. 50 empresas incubadas hoy pueden cambiar la historia del país en 20 años.

 

9.   Gestión del talento: Cómo especializamos focalizadamente a nuestros recursos humanos, cómo cada año podemos sacar 1,000 técnicos altamente especializados para soportar nuestro crecimiento.

 

10. Desarrollo urbano: Cómo vamos creando las nuevas ciudades del futuro desarrollando el mercado inmobiliario (poner en valor nuestras tierras crea riqueza de manera inmediata). Cómo creamos una unidad AdHoc de saneamiento de terrenos y vamos direccionando la obra pública para su habilitación futura. El esquema francés de crecimiento de las ciudades a través de una larga avenida y un ovalo es uno de los modelos a retomar en todo el país.

 

Estas y muchas otras iniciativas pueden formar parte del Modelo de Desarrollo del Perú; la estabilidad macro-económica ya es una verdad de Perogrullo. Hay que ir a lo específico, a lo sectorial.  Ahora se entiende como Reforma del Estado a re-estructurar salarialmente las instituciones públicas. La gran Reforma del Estado es cómo hacer para que crezcamos sostenidamente más de 8% cada año promoviendo inversión privada; lo demás es necesario pero complementario.

 

Cada sector debe tener su plan de desarrollo definido y cada cinco años solo se debe discutir la implementación y profundización. En estos momentos cada gobierno entrante no encuentra los grandes proyectos sectoriales y se complica en definir un plan estratégico que por lo general cae en lo cotidiano y desde luego cada nuevo ministro busca y logra cambiarlo.

 

Necesitamos, en cada sector, identificar los grandes proyectos y persistir en ellos, para esto se necesitan buenos técnicos y algo de marketing (“calle”) para saber cómo vender las ideas al país que está sediento de buena gobernanza.

 

22 de setiembre del 2013