COLUMNA DE:
Angel Manero

Angel Manero

Ingeniero Agroindustrial con Maestría en Administración de Agronegocios. Consultor senior en Desarrollo Productivo y Negocios Agrarios.
02 septiembre 2015 | 03:03 am Por: Angel Manero

De Cañete a Tucumán

De Cañete a Tucumán

El 30 de agosto, Cañete cumplió 459 años de fundación española. Según el último censo agropecuario, ésta provincia tiene 85,561 hectáreas de cultivo bajo riego, siendo las cuencas del rio Cañete y del rio Mala, las de mayor importancia en la producción provincial. Cañete, a través de su historia, le ha dado al Perú divisas con la exportación de azúcar y algodón; alimentación con sus cultivos de panllevar y tecnología con las otroras estaciones experimentales privadas que tenía.

Tucumán, lugar donde se declaró la independencia Argentina en 1816, fue sede de una reunión internacional de agronegocios, a la que asistí gracias a la invitación del IICA.  En los talleres del evento participaron importantes representantes de los sectores público y privado de diez países de Sudamérica.  El resultado del cónclave fue dar inicio a lo que será la Red Sudamericana de Agronegocios que tendrá la finalidad de promover la integración comercial y del conocimiento de nuestros países.

Ha sido una vivencia aleccionadora y también pudimos aportar con nuestra experiencia adquirida con la Red Peruana de Agronegocios (www.agronegocios.pe) tenemos grandes retos por delante en cuanto a integración física, energética y laboral. Sin embargo, el reto más grande y trascendental será romper todos los obstáculos al comercio que por lo general nos ponen países como Brasil y Argentina; muchas veces también Colombia y Ecuador. Lograr esto no solo pasa por la diplomacia de los países, sino por la mayor integración entre instituciones y en ese sentido la reunión de Tucumán ha sido muy importante.

Nuestra región debe trascender a la Comunidad Andina y al Mercosur, espacios de integración que han tenido poco éxito en promover mayor flujo comercial, superar los obstáculos técnicos e implementar mecanismos rápidos de solución de controversias. Perú puede estar en la misma latitud que Brasil pero su agroexportación está representada, en su mayoría, por productos no tropicales; del mismo modo tenemos enorme complementariedad con Argentina cuya agricultura está más orientada a los commodities. Estos dos países debieran ser objetivos naturales de la política comercial peruana, sus 250 millones de habitantes con un PBI per cápita cercano a los USD 10 mil nos dan una idea del tamaño del mercado (10 veces el mercado nacional).

Si Nicomedes Santa Cruz en sus ritmos negros del Perú, mencionaba de “Cañete a Tombuctú” para referirse a la influencia africana en nuestro país; ahora de “Cañete a Tucumán” puede ser el primer paso para la real integración comercial latinoamericana.