COLUMNA DE:
Angel Manero

Angel Manero

Ingeniero Agroindustrial con Maestría en Administración de Agronegocios. Consultor senior en Desarrollo Productivo y Negocios Agrarios.
21 noviembre 2013 | 11:25 am Por: Angel Manero

AGRO PREMIER

Sin Imagens

La presentación del Presidente del Consejo de Ministros, ante el Congreso de la República el día de ayer, se puede catalogar como una oportunidad perdida del primer poder del Estado para apoyar en construir y reforzar la agenda nacional de desarrollo que necesita el Perú.

 

Qué mal habrá hecho nuestro país para merecer poca preparación de sus congresistas, quienes creen que política se hace con la replana, con el discurso dicharachero de palomilla de barrio, que tienen que buscar solo la frase quisquillosa para hacerse notar, con incapacidad de elaborar o asesorarse para plantear propuestas que verdaderamente sacudan al país por la utilidad de su contenido.

 

Son momentos difíciles que vive el país por situaciones poco afortunadas, pero que aportan mucho a que se siga perdiendo la esperanza, perdiendo la fe en que pueda haber gente buena que se sacrifique y trabaje por su país. En estas circunstancias el llamado del Premier a recuperar la confianza no debe pasar desatendido y resulta importante volver a enrumbar nuestro país por la senda del crecimiento económico y social que se merece.

 

En lo personal me resultó conmovedor sus alocuciones al cacao, al café, a la agricultura familiar, a cómo la mujer interviene en el trabajo del agro. El hecho de que la familia unida salga a realizar las labores en el campo es una sana práctica de valoración del trabajo y el compartir del hogar. Por eso sonrío cuando hablan de herbicidas para la pequeña agricultura. El herbicida en el campo es una mañana, cada quince días, de trabajo familiar quitando las malas hierbas.

 

Si dejamos solo al Premier ya sabemos qué pasará, estará rodeado de tres abogados que le dirán esto no se puede hacer, esto no y esto no es políticamente prudente. En dos meses el Premier ya estará hablando de que no hay que hacer grandes cambios que es mejor ir lento pero seguro, en cinco meses el Premier entrará a riñas políticas para defenderse de la críticas y en un año el Premier estará renunciando por el poco avance en la ejecución de los grandes proyectos nacionales y desgaste político.

 

Nuestro país debe retomar el camino del crecimiento del 8% anual, debe ser más ambicioso por resolver la brecha de infraestructura, en promover la inversión privada y apostar más decididamente por el desarrollo rural que aminora la desigualdad con la generación de emprendimientos y empleo. En ese sentido se deben emprender medidas rápidas y eficaces que impidan que la gestión del Ejecutivo caiga en la inercia veinteañera de la estabilidad macroeconómica, perdiendo el tren de reformar el Estado allí donde es posible y necesario hacerlo.

 

El Ejecutivo no debe tener miedo a declarar en emergencia la construcción de infraestructura del país y adjudicar mediante procesos menos engorrosos la culminación de la carretera transversal de la sierra, para asfaltar completa y apropiadamente la marginal de la selva, para tener un ferrocarril de primer orden Lima-Pucalpa, para hacer el ferrocarril Iquitos - Yurimaguas, para hacer el aeropuerto de chincheros en Cuzco. En promover un marco de mercado que asegure inversión privada para proyectos de energía hidráulica por 10,000 MV. No tenga miedo en utilizar los decretos de urgencia obviados en este gobierno solo porque el gobierno anterior los utilizaba.

 

No tenga miedo en declarar en emergencia la educación para poder implementar un Colegio Mayor en cada región del país, para poner una cocina y un comedor en cada colegio primario del país y correctamente financiado por QaliWarma en la alimentación. No tenga miedo en declarar en emergencia la salud para unir todos los sistemas ESSALUD, MINSA; hospitales policiales, militares todo debe ser un solo sistema. Es mejor eliminar el aporte de ESSALUD y subir un punto al IGV para fomentar la formalidad laboral sin perjuicio del presupuesto de salud.

 

No tenga miedo Premier en declarar en emergencia a la policía y el INPE. Hacer una gran cárcel privada en medio de los andes o del VRAE (aislada de las señales de telefonía móvil) y quitando presión delincuencial a las ciudades del país. En retirar a los policías de todo acto administrativo y en poner un civil de jefe en cada región policial. No tenga miedo en duplicar el sueldo a los policías y a partir de allí empezar la depuración.

 

No tenga miedo en utilizar al ejército si es necesario para realizar “conga”, “tía maría” y todos los proyectos mineros estancados; pero tampoco tenga miedo en auditar y supervisar seriamente a las empresas mineras para que no haya problemas de contaminación.

 

No tenga miedo en declarar en emergencia al agro y los sectores productivos para permitir el desarrollo de la infraestructura productiva con mayor velocidad. No tenga miedo en ordenar a COFIDE que se convierta en el gran propulsor de la actividad acuícola en costa, sierra y selva y de la industria forestal.

 

No tenga miedo en darle a AGROBANCO S/ 700 millones (promesa de campaña presidencial 2011) para que aumente su capital y así darle una mejor posición financiera antes de incorporar un socio a su accionariado. No tenga miedo en ordenar al MINAGRI que elimine tanto programa disperso e ineficiente para concentrarse en cinco competencias básicas: sanidad, innovación, capitalización, infraestructura y titulación; todo esto en un marco de promoción de negocios. En pocas palabras solo quédese con SENASA, AGROIDEAS, INIA y una dirección general de infraestructura que trabaje en Alianza Público Privada con los productores y empresas del país.

 

Sobre lo anterior le doy un dato. La función pública agraria en los tres niveles de gobierno (nacional, regional y local) gasta cada año USD 1,600 millones. Es decir si todo ese dinero fuese a capitalizar a los productores agropecuarios, nuestro sector crecería por lo menos 10% anual (El PBI del sector es USD 14,900 millones) lejos del 3 o 4% de crecimiento con que cerrará este año.

 

No tenga miedo en declarar en emergencia la gestión pública y mediante decreto de urgencia permitir a los titulares de pliego contratar a personas de confianza y de primer nivel con remuneraciones iguales o mejores que el mercado. No tenga miedo a permitir al titular del pliego que por necesidad pública se pueda exonerar de los procesos de adjudicación y contratación bajo responsabilidad y hasta un monto determinado (100 UITs).  Complementario a esto se podría desarrollar un mercado de seguros que coberture el perjuicio del Estado por algunas acciones dolosas. El sector público debe hacer crecer al sector privado y por lo tanto debería ser más ejecutivo que éste. El control debe ser minucioso y posterior.

 

No tenga miedo a tomar USD 10,000 millones de deuda (5% del PBI) para lograr todo esto, puesto que nuestro endeudamiento cercano al 20% del PBI es uno de los más bajos del mundo. La inversión que nos lleva al desarrollo hace que en el futuro, con mayor nivel de ingresos, la deuda sea diluida por el crecimiento del país.

 

Pero sí debe tener miedo a decir que en un tiempo prudencial hará cambios de ministros ya que esto genera inestabilidad, desconfianza y pérdida de rumbo; no empuje a sus ministros a tener que salir todos los días en los medios de comunicación para anunciar sus “méritos”. Si ya tiene un equipo juramentado con usted,  hay que respaldarlo y mantenerlo.

 

21 de Noviembre del 2013