14 agosto 2020 | 09:05 am Por: Agraria.pe Redacción

El mundo seguirá necesitando los alimentos que produce América Latina

Sector agroquímico latinoamericano se enfrenta a la primera ola de Covid pero desconfía de una segunda

Sector agroquímico latinoamericano se enfrenta a la primera ola de Covid pero desconfía de una segunda
Se espera que la agricultura aprenda a ser más resistente en un nuevo entorno.

(Agraria.pe) José Perdomo (JP), presidente de CropLife Latin America, y Javier Fernandez (JF), asesor de asuntos regulatorios de CropLife Latin America, conversan con Crop Science, sobre la importancia del sector agro en el marco de la pandemia y el impacto del sector agroquímico en América Latina.

¿Qué medidas de confinamiento hay en marcha para combatir la pandemia Covid-19, dónde y desde cuándo?

JP: Cuando la pandemia golpeó a América Latina en marzo, la mayoría de los gobiernos de la región decretaron sectores como la salud y la agricultura prioritarios y claves. Esto permitió que la industria agrícola permaneciera abierta de una manera que otras no lo harían. Y eso incluía todo lo que apoya a la agricultura como autoridad nacional estratégica. Todavía están operando así.

JF: Los decretos de emergencia hicieron de la agricultura una industria crítica, limitando las restricciones de transporte, permitiendo a los agricultores trabajar en los campos. El confinamiento incluso ha elevado la percepción de la agricultura en la gente. Por ejemplo, en Costa Rica, la economía del turismo se ha visto gravemente afectada mientras que la agricultura ha continuado suministrando.

JP: Mucha gente de la ciudad se está dando cuenta de la importancia de los esfuerzos de los agricultores, con productos locales que reemplazan las importaciones, ya que los aeropuertos se han cerrado y no llegan importaciones. Los agricultores se adaptan y encuentran formas de hacer frente.

¿De qué manera estos decretos que designan a la agricultura como algo fundamental están ayudando a la industria a hacer frente?

JP: Por ejemplo, en Guatemala tenemos un toque de queda que va de 6 p.m. a 5 a.m. No hay gente, ni coches, ni entregas. Los únicos vehículos autorizados para transportar mercancías son los de productos farmacéuticos, alimentos, insumos agrícolas, ... todos los demás están encerrados. Los servicios críticos pueden funcionar fuera de esas reglas. Algunas de las empresas empezaron a devolver a los empleados a las oficinas en julio, otras no hasta finales de año. Las instalaciones de fabricación no se han detenido durante el período. Ellos están sólo bajo condiciones de trabajo más estrictas para la seguridad, tales como el distanciamiento social.

Latinoamérica tiene una gran dependencia de las importaciones de agroquímicos, principalmente de China, que fue el primer país afectado por el severo confinamiento que afectó a los fabricantes y distribuidores. ¿Qué impacto tuvo eso en el sector agroquímico en América Latina?

JP: Hacia fines del 2019, ciertos movimientos del mercado influenciaron a los proveedores para abastecerse para la temporada 2020. Las empresas a veces aumentan los inventarios para realizar sus objetivos de compras y suministros, y en este caso, funcionó a su favor. Sin embargo parece que el mercado de 2019 creció un 6% para nuestras empresas [asociadas] y quizás un 3% para todas. Los proveedores están preocupados por el segundo semestre si hay restricciones a las importaciones. Pero como la agricultura está designada como un sector crítico, debería tener un trato preferencial para las importaciones, por lo que cualquier problema debería retrasarse. Y las existencias en 2019 no bajaron tanto como lo usual.

JF: Tenía curiosidad por saber si la pérdida de importaciones de China daría lugar a menos productos falsificados, ya que nuestra experiencia es que muchos de estos productos se abastecen de China, o si habría más a medida que los falsificadores aprovechan la caída del comercio. Cuando comenzó el Covid-19, probé la hipótesis en la primera, pero a partir de esta encuesta no oficial, nuestros miembros descubrieron que era la segunda y el comercio de falsificaciones aumentó. A medida que caen los inventarios, el comercio de productos falsificados puede aumentar según las conversaciones que he tenido.

JP: El mundo ha cambiado, quizás más de lo que nos hemos dado cuenta. Todavía vivimos de lo que teníamos entrando el 2020. Pero las cosas se pondrán más difíciles en los próximos 6 a 12 meses a medida que las cadenas de suministro se debiliten y el suministro de ingredientes activos fabricados en China que necesitan los formuladores se agote. Las empresas son buenas para planificar con anticipación y eso puede ayudar, pero las empresas más pequeñas que no estén planificando con dos años de anticipación como lo hacen las más grandes se verán afectadas.

JF: Todas nuestras aerolíneas han cerrado en Centroamérica. Y somos un gran exportador agrícola, y la mayoría de las aerolíneas no van a salir de esto. Entonces los productos frescos o las flores de Colombia sufrirán. Puede que haya más fletes marítimos, pero con los productos de temporada, será más difícil llevar las exportaciones a sus mercados.

JP: Creo que es fácil cambiar de proveedor, de ser necesario, ya que hay productos sustitutos disponibles. Pero los riesgos de crédito para que los agricultores compren productos aumentarán en 2021 a medida que se profundice la incertidumbre, lo que aumentará los costos o reducirá el acceso.

¿Qué medidas está exigiendo el sector y los agricultores de los reguladores?

JP: Nada nuevo más que los problemas regulatorios que enfrentamos en diferentes países, como en México, donde el Ministerio de Medio Ambiente está tratando de pronunciarse sobre productos mediante un uso intensivo del principio de precaución en lugar de la ciencia. Ellos están restringiendo las importaciones de productos [glifosato]. Además de abordar esas cosas y los problemas que enfrentan nuestros exportadores con los límites máximos de residuos en Europa, que obligan a los agricultores a hacer ajustes, no se busca ninguna acción específica más allá de las que ya se han tomado.

El mercado de agroquímicos en América Latina se resistió a la tendencia mundial en 2019 y continuó repuntando después de una caída de varios años. ¿Cuáles son las tendencias reportadas desde el cambio de año?

JP: Es difícil pronosticar con la interrupción del Covid-19, pero las lecturas iniciales indican que los grandes cultivos de exportación como la soja y el maíz se mantienen y China está absorbiendo algo de eso. Y hubo buena producción en Paraguay, Bolivia, Brasil y Argentina. Pensamos que habrá una expansión en el área, especialmente en Brasil con potencial para más pasturas. Al parecer, el algodón y la caña de azúcar se vieron impulsados por los bajos precios del petróleo. Creemos que el mundo seguirá necesitando los alimentos que produce América Latina. A finales de 2020, esperamos que la agricultura siga siendo sólida y probablemente aprenda a ser más resistente en un nuevo entorno.

¿Qué está pasando con los precios? ¿Y qué lo está impulsando?

JP: Las devaluaciones monetarias se están sufriendo en toda la región, particularmente en Argentina, Brasil y, en cierta medida, México. Esto impulsará las exportaciones, pero los agricultores también tendrán costos más altos. Así que los productores tolerarán precios más altos si tienen cultivos de exportación.

Parecería que la guerra comercial entre Estados Unidos y China ha beneficiado al comercio sudamericano con China. ¿Cómo describiría este beneficio? ¿Cuánto ha impulsado a los agroquímicos y en qué sectores en América Latina?

JP: Durante los últimos 5 años, China ha estado invirtiendo en América Latina; en Venezuela, Ecuador y Guatemala. China considera a América Latina como estratégica y está invirtiendo para el largo plazo. Los chinos querían comprar 4 millones de hectáreas en Brasil, pero los detuvieron por temor a la colonización. Algunos acuerdos comerciales se han centrado en países asiáticos, con la salida de Estados Unidos del acuerdo comercial del Pacífico, abriendo un camino de liderazgo con China en nuestra dirección.

JF: La guerra comercial tiene una influencia directa sobre la soja y Argentina y Brasil son los beneficiarios. Los contratos a largo plazo no varían en el corto plazo. China está demasiado lejos para las frutas y verduras, especialmente con el transporte aéreo varado. El presidente mexicano López Obrador hizo su primera visita a Washington la semana pasada y pareció amistoso para discutir y acordar el USMCA [Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá - el nuevo NAFTA]. Canadá estaba en disputa sobre el aluminio y, por lo tanto, no llegó. Estados Unidos obtuvo algunas concesiones mexicanas sobre inmigración y trabajo. Es posible que veamos un cambio de tono en México obteniendo cierta certeza con Estados Unidos con este nuevo acuerdo visto como una victoria. El USMCA es NAFTA 2.0 y entró en vigor la semana pasada [hace dos semanas al momento de la publicación].

Con estos contratos a largo plazo, ¿el beneficio de América Latina por la guerra comercial sería a largo plazo incluso con un cambio en la política estadounidense?

JP: Creo que sí. Los estadounidenses no han prestado demasiada atención a América del Sur más que a los problemas con la inmigración o las drogas. Pero China se ha centrado mucho más en América Latina y nos ve como una buena oportunidad a medida que la región se desarrolla aún más. Independientemente de lo que pase en EE. UU., China invertirá en América Latina. China puede ser un actor clave si EE. UU. no tiene una política clara para ayudar y desarrollar a sus vecinos.

En la segunda mitad del año pasado, el bloque comercial de la Comunidad Andina  aprobó la adopción de la clasificación y etiquetado de plaguicidas bajo el SGA (Sistema Globalmente Armonizado de clasificación y etiquetado). ¿Qué medidas se adoptaron?

JP: Sucedió, finalmente. El “Manual Técnico” sobre SGA para etiquetado ha sido aprobado para todos los estados miembros andinos (Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia).

JF: Las normas del bloque comercial andino son vinculantes, a diferencia de Centroamérica, donde los acuerdos de armonización parecen permitir que los estados adopten medidas solo cuando lo consideren conveniente. El Manual técnico 2075 es innovador al introducir el SGA. Este permite una transición de cinco años a la adopción para cada país. Según la experiencia mexicana, la transición no es tan fácil; cambiar las etiquetas y deshacerse de los inventarios puede ser costoso. El manual agrega al lenguaje el uso de pictogramas en las etiquetas, pero trae un costo adicional. Entonces, la transición de cinco años es útil.

También es un desafío para los reguladores cambiar de modelo, pero lo que me ha gustado del proceso andino ha sido la colaboración de los sectores público y privado y de las partes interesadas. También incluirán LMR nacionales y evaluaciones de riesgo. Uno de los temas de controversia entre los estados fue el etiquetado CMR [carcinogénico, mutagénico y reprotóxico] de carcinogenicidad que generó varios puntos de vista. Creo que los reguladores se dejaron llevar por la categorización de la IARC de carcinógeno, pero decidieron que eso sería un elemento de la toma de decisiones regulatorias, y que si las empresas pudieran demostrar con evidencia que es poco probable que un producto sea carcinógeno, no lo etiquetarían como tal - el enfoque de la EPA. Entonces, las empresas pueden tercerizar el CMR de su producto.

¿Qué compromiso se ha contraído con el sistema de registro por equivalencia y qué países, por tanto, lo están adoptando?

JF: Esto desató la pasión y no llegó a la legislación armonizada, los reguladores lo dejaron para una fecha posterior, una segunda etapa. En la actualidad, los países pueden adoptar la equivalencia estado por estado según lo deseen.

El informe anual de CropLife menciona el trabajo de incorporación del registro por equivalencia en Chile. ¿Qué paso ahí?

JF: Hubo un movimiento sobre la regulación de las aprobaciones de agroquímicos en Chile con la Resolución 5057. Hubo una falta de comprensión de qué utilizar como perfil de referencia para un registro. El año pasado, un grupo de trabajo que incluía al SAG [el Servicio Agrícola y Ganadero del Ministerio de Agricultura] y la industria llegó a un acuerdo - el enfoque de la FAO de las Naciones Unidas - que cuando hay más de un producto aprobado, el registro con el paquete de datos más completo servirá como el perfil de referencia para una aprobación basada en equivalencia. Su desafío era que estaban en transición de un tipo de registro de solo formulaciones a uno sobre activos, y en cascada a la formulación. El antiguo sistema creó una masa crítica de perfiles y confusión sobre lo que estaba disponible para usar como referencia. Pero se ha encontrado el terreno común.

JP: También trabajamos con Uruguay. El país se ha quedado rezagado en cuanto a regulaciones, pero los nuevos gobiernos se han movido hacia un sistema más transparente. Creemos que Uruguay armonizará más con otros países en regulaciones.

JF: Uruguay ha tenido un sistema regulatorio anticuado al estilo de la década de 1960 sobre formulaciones. Es cauteloso con los ríos, la contaminación del agua y los problemas que genera con Argentina. Creo que ha tenido problemas con la atrazina [herbicida] en el pasado. Ahora una reforma regulatoria está en el horizonte. Un consultor de la FAO de Chile evaluó el sistema y ha estado exigiendo evaluaciones de riesgo ambiental, lo que pienso será el comienzo de una revisión regulatoria.

¿Qué importancia tiene el control biológico de plagas en América Latina y en qué países está avanzando más notablemente la adopción por parte de los productores y su regulación?

JP: Alrededor del 18% del mercado mundial de productos biológicos se encuentra en América Latina. Los productos biológicos representan el 4-5% de los mercados de protección de cultivos de Argentina y Chile. Quizás 2-3% en Paraguay y Uruguay. Es probable que en Brasil sea mucho más alto. Pero es un sector que necesita una normativa actualizada, con muchos productos "caseros", donde el ámbito regulatorio es bastante laxo. Las empresas de I+D tienen ofertas biológicas. Pero en América Latina, alrededor del 50% de los agricultores son pequeños productores y, a menudo, son los últimos en obtener dichas tecnologías, pero el otro 50% las adoptará, especialmente como parte del MIP.

JF: No muchos países tienen regulaciones vigentes. Nos preocupa la exageración [en las próximas regulaciones] como "lo que es aplicable a los agroquímicos, usémoslo para los biológicos". Estamos tratando de lograr un equilibrio entre la ausencia de regulaciones y la exageración. Sigue en su infancia, pero es una opción atractiva para los productores en lo que respecta a la seguridad percibida y a los obstáculos de los LMR.

JP: CropLife Brasil está tratando de aunar el trabajo para ser una asociación de la industria agroquímica y una que integre a los biológicos. Mientras tanto, la agricultura digital está en todas partes. Nosotros [CropLife Latin America] estamos creando nuestra propia aplicación para permitir que los agricultores reciban capacitación remota. Hemos notado que los agricultores utilizan cada vez más los teléfonos inteligentes para recibir noticias.

Fuente: CropLife Latin America

 

Etiquetas: covid19