27 noviembre 2017 | 07:57 am Por: Edwin Ramos

Destacó Luis Alfaro, director de Sierra y Selva Exportadora

La selva peruana también puede entrar con sus propias variedades al mercado de los berries

La selva peruana también puede entrar con sus propias variedades al mercado de los berries

La región amazónica peruana cuenta con variedades como el asaí en estado natural que pueden ser promovidas. Otros frutos como los de palmeras de aguaje y ungurahui plantean retos importantes para la recolección.

(Agraria.pe) Se trata de un esfuerzo de largo plazo pero que vale la pena, pues, como ha demostrado el arándano, el mercado de los berries es altamente redituable. En la selva peruana existen variedades como el asaí, cuyo crecimiento demora una buena cantidad de años pero que puede tener buen futuro comercial, estimó Luis Alfaro Garfias, director de Emprendimiento, Innovación e Inversión de Sierra y Selva Exportadora. 

Según reveló el funcionario, este fruto se encuentra en nuestro país de forma natural para el recojo pero en cantidad insuficiente para iniciar una cadena de comercialización tal como sucede en Brasil. “Este es el berry de la selva, definitivamente allí no puede haber otro tipo de berry. Tenemos al asaí de la selva y otras palmeras como el aguaje y el ungurahui que salen en aguajales. Hemos empezado reglamentando adecuadamente las zonas porque antes estas zonas inundables eran intangibles, los agricultores no podían explotarlas”, explicó.

Detalló que gracias al trabajo con la Autoridad Nacional del Agua (ANA), entró en vigencia un dispositivo legal que permite el aprovechamiento sostenible de estos recursos en un esquema de bionegocios, ya que de otra manera podrían ser rechazados al llegar al mercado internacional. 

Destacó que es un trabajo de largo plazo ya que estas palmeras tardan un promedio de siete años en desarrollarse y plantean retos particulares ya que alcanzan alturas de 25 metros.

“Se requieren escaladores para sacar el fruto de la palmera. Antes el aguaje se obtenía derribando la palmera y no queremos hacer eso. Hay escaladores con doble sistema de seguridad para subir los 25 metros, aun así puede haber algún error y hay que evitar poner en peligro a la gente”, sostuvo.

Agregó que como solución están trabajando con instituciones especializadas en el desarrollo de nuevas variedades que solo crezcan hasta los 4 o 5 metros de altura, con lo cual desaparecen los riesgos y se facilita la recolección. 

Dato

.Luis Alfaro ofreció estas declaraciones durante el VIII Seminario Internacional de Berries organizado por Sierra y Selva Exportadora en Lima el pasado viernes 24 de noviembre. 

Foto: Mono en palmera de aguaje en la Reserva Nacional Pacaya Samiria

Etiquetas: berries