24 junio 2021 | 09:54 am Por: Redacción

A partir del 17 de julio de 2021, las empresas estarán prohibidas de utilizar grasas trans de origen industrial en la elaboración de sus productos

Perú pone fin a las grasas trans

Perú pone fin a las grasas trans
La Organización Mundial de la Salud (OMS 2018) estima que existen al menos 5 millones de personas en riesgo por las grasas trans. Se estima que cada año mueren alrededor de 500 mil personas debido al consumo de estas grasas.

Por: Jaime Delgado Zegarra, director del Instituto de Consumo de la USMP

(Agraria.pe) Después de más de cien años en nuestras mesas, la presencia de grasas trans en los alimentos procesados industrialmente y de haber causado la muerte de millones de personas en todo el mundo, llega a su fin. Incluso estos productos, especialmente las margarinas, se publicitaban como saludables, induciendo al público a consumirlas sin precaución.

Dentro de apenas dos semanas, a partir del 17 de julio de 2021, las empresas estarán prohibidas de utilizar grasas trans de origen industrial en la elaboración de sus productos.

Una de las primeras normas en referirse a las grasas trans fue el Código de Protección y Defensa del Consumidor aprobado por Ley Nº 29571 (2010) al señalar, en su artículo 36°, que cuando un alimento contenga un tipo de grasa considerada trans debe advertirlo en su etiqueta, así como su porcentaje. La norma garantizaba así el derecho de los consumidores de ser debidamente informados sobre este tipo de grasas perjudiciales a la salud.

Sin embargo, la Ley de Promoción de la Alimentación Saludable para Niños, Niñas y Adolescentes (Nº 30021), del 2013, dispuso su prohibición total y ordenó que el Poder Ejecutivo, mediante reglamento, estableciera un proceso gradual de reducción hasta su eliminación total. La norma fue reglamentada por el Decreto Supremo Nº 033-2016-SA del 27 de julio del 2016, que señala en su artículo 6º que todas las personas naturales y jurídicas que comercialicen, importen, suministren y fabriquen alimentos y bebidas no alcohólicas procesadas adecuarán gradualmente la eliminación del contenido de grasas trans de acuerdo a los parámetros y plazos siguientes.

En una primera etapa y en el plazo de hasta 18 meses contados a partir de la vigencia del reglamento, el uso y/o contenido de grasas trans en grasas, aceites vegetales y margarinas no sería mayor de 2 gramos por 100 g o 100 ml de materia grasa, mientras que, en el resto de alimentos y bebidas no alcohólicas procesadas industrialmente, el límite sería 5 g por cada 100 g o 100 ml de materia grasa.

La segunda etapa para la eliminación total del uso y/o contenido de grasas trans que provienen de la hidrogenación parcial en cualquier alimento y bebida no alcohólica procesada, se estableció un plazo de 54 meses, contados a partir de la vigencia del referido reglamento.

Considerando que la referida norma entró en vigencia a los 180 días a partir del día siguiente a su publicación, esto es el 13 de enero de 2017, los primeros 18 meses para la primera etapa de reducción se cumplieron el 13 de enero del 2018 y el plazo para su eliminación total se cumplirá el 17de julio del 2021.

Advertencias sobre grasas trans
Mientras tanto, todos los productos que hasta esa fecha contengan grasas trans, cualquiera sea su porcentaje, deberán colocar la advertencia dispuesta por la Ley 30021 a fin que los consumidores eviten su consumo. La advertencia dice: “Contiene grasas trans: evite su consumo”. Mientras que la Ley 30021 y su reglamento han determinado parámetros respecto a los niveles altos de azúcar, sodio o grasas saturadas, en el caso de grasas trans no existen parámetros: cualquiera sea su contenido o porcentaje, siempre deberán colocar la advertencia.

Algunas empresas han venido incumpliendo con esta disposición, por lo que luego de denuncias ciudadanas, el Indecopi (2021) acaba de sancionar a tres empresas por no colocar las respectivas advertencias publicitarias (octógonos) a productos con contenido de grasas trans. Las empresas alegaban que, si contenían menos de 0.5% de grasas trans, podrían declararlas como “cero” aplicando las normas de FDA de los Estados Unidos, y en consecuencia no colocar el octógono. Sin embargo, la autoridad ha establecido que, en aplicación de la Ley 30021, cualquiera sea su contenido de grasas trans en el producto, el fabricante deberá colocar la advertencia correspondiente.

¿Qué son las grasas trans?
Las grasas trans son algunos de los componentes más dañinos que están presenten en muchos productos procesados y ultraprocesados. Según las Guías Alimentarias para la población peruana, aprobadas por el Ministerio de Salud mediante Resolución Ministerial 1353- 2018-MINSA, las grasas trans o grasas hidrogenadas, son aceites que han sido sometidos a un método químico de endurecimiento para conseguir aumentar la plasticidad y su resistencia a la oxidación de los aceites líquidos a temperatura ambiente. Por hidrogenación parcial, los aceites se endurecen, pero no se hacen totalmente sólidos.

La grasa trans se encuentra en muchos productos industriales como margarinas, galletas, alimentos fritos, productos horneados y en otros alimentos procesados hechos con aceites vegetales parcialmente hidrogenados, aunque su uso es cada vez más limitado e incluso algunas industrias ya se han adelantado a su eliminación y sustitución por otro tipo de grasas o procedimientos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que existen al menos 5 millones de personas en riesgo por las grasas trans. Se estima que cada año mueren alrededor de 500 mil personas debido al consumo de estas grasas.

La OMS insta a que se tomen medidas contra las grasas trans producidas industrialmente en los países. "Cuando las grasas trans producidas industrialmente se eliminen finalmente del suministro mundial de alimentos, salvarán millones de vidas; serán el primer factor de riesgo para una enfermedad no transmisible que se haya eliminado y demostrarán que es posible lograr progresos sustanciales en la lucha contra las enfermedades no transmisibles".

Diversos países vienen adoptando medidas para eliminar y/o reducir el uso de grasas trans, entre ellos Chile, Arabia Saudita, Eslovenia, Sudáfrica, Tailandia y los Estados Unidos de América, que fue el primer país en restringir los ácidos grasos trans (AGT) al prohibir el uso de aceites parcialmente hidrogenados y lo hizo al determinar que ya no son “generalmente reconocidos como seguros” para su uso en el suministro de alimentos.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud ha propuesto un conjunto de medidas para eliminar del suministro mundial de alimentos las grasas trans de producción industrial al que se ha denominado REPLACE (review, promote, legislate, assess, create, enforce). Estas propuestas sirven como una hoja de ruta para los países en la aplicación de medidas encaminadas a eliminar los AGT de producción industrial. Las seis áreas de acción estratégica siguientes garantizan la eliminación rápida, completa y persistente de los AGT de producción industrial en el suministro de alimentos:

. Examen de las fuentes dietéticas de AGT de producción industrial y del panorama general para la introducción de los necesarios cambios normativos.

. Fomento de la sustitución de los AGT de producción industrial por grasas y aceites más saludables

. Legislación o aprobación de medidas regulatorias para eliminar los AGT de producción industrial.

. Evaluación y seguimiento del contenido en AGT de los alimentos y de los cambios del consumo de AGT por la población.

. Concienciación de los planificadores de políticas, los productores, los proveedores y la población sobre los efectos negativos de los AGT en la salud.

. Obligación de cumplimiento de las políticas y reglamentos.

La pregunta que queda pendiente es: ¿quién responde por los daños causados?, ¿quién responde por los millones de personas muertas alrededor del mundo por el consumo de las grasas trans de origen industrial? ¿Las empresas que las introdujeron y promocionaron como saludables en el mercado o las autoridades que lo autorizaron? ¿O nadie?

Fuente: Saludconlupa

 

Etiquetas: grasas trans
Más de: Alimentación