29 septiembre 2010 | 09:50 am Por: Arturo Córdova apellido

Ante el auge de la agroexportación

MANO DE OBRA EN ICA PODRÍA CONVERTIRSE EN UN PROBLEMA

MANO DE OBRA EN ICA PODRÍA CONVERTIRSE EN UN PROBLEMA

Empresarios del departamento sureño estarían solicitando personal de otras regiones del país.

 

Por Francis Cruz

 

Lima, 28 septiembre (Agraria.pe).- El reciente ‘boom agroexportador’ de la costa podría producir a una escasez en mano de obra para la cosecha y procesos relativos a los distintos cultivos en el departamento de Ica.

 

Según el presidente de la consultora Inform@cción, Fernando Cillóniz, es una necesidad urgente tratar las cuestiones relativas a la gestión de personal para solucionar este problema, que puede ser importante para el futuro.

 

Indicó que actualmente se están trayendo trabajadores de regiones como Apurímac, Huancavelica o Ayacucho y que de seguir así se tendrían que traer de la sierra o de otros lugares del país.

 

“En Chile se ha planteado llevar gente de otros países y sus leyes propician la migración de trabajadores de Bolivia y de Perú para trabajar en el campo; para este caso la disponibilidad de personal es mucho menor y los sueldos que pagan en el país vecino son más altos”, dijo.

 

Según el también especialista en agro, las empresas de Ica deberían tener unas buenas políticas para retener al personal, pues “todo lo que es estacional es un inconveniente”.

 

“En Ica, este proceso de contrataciones de personal se ve reflejado en un aumento significativo de los jornales, en cosechas se pagan a 3 veces el salario mínimo, cosa que desde el punto de vista social es muy favorable”, apostilló.

 

El ejemplo de El Pedregal

 

Aseguró que la empresa El Pedregal, dedicada a la producción de uva de mesa, tiene programada aplicaciones, podas, inclusive cosechas en un periodo de tiempo tal que le permita mantener empleado a su personal sin que tengan otros espacios.

 

Por su parte, Eugenio Lira, gerente general de El Pedregal afirmó que la mano de obra es cada vez más escasa desde el terremoto que Pisco de 2007.

 

Asimismo, indicó que sus trabajadores pertenecen a Ica, pues “traerlos no es fácil”, y sostuvo que en tal caso se deben disponer de instalaciones y servicios básicos para que el jornalero pueda vivir adecuadamente al mismo tiempo que trabaja.

 

“Se tienen que suplir problemas de alimentación, de comunicación para que se puedan mantener en contacto con sus familias, alimentación diaria, infraestructuras, viviendas”, explicó.

 

Para concluir, Lira manifestó que este ‘boom agroexportador’ más que representar un problema “será un polo de atracción para que venga gente de otros sitios a vivir con un mejor nivel de vida”.