16 septiembre 2010 | 02:01 am Por: Arturo Córdova apellido

Reportaje Parte II: “Líderes en exportación de banano orgánico”

LAS MANOS QUE COSECHAN

LAS MANOS QUE COSECHAN

Tras la apertura de nuevos mercados, los bananeros piuranos se proyectan y planean recibir tres veces más ingresos. Definen los retos que hay que superar para lograr ser los primeros productores mundiales

 

Por Manuela Zurita y Guillermo Westreicher 

 

Lima, 15 Septiembre (Agraria.pe) La posibilidad de acceder a nuevos mercados, especialmente de los países desarrollados genera varios retos para los productores de banano orgánico peruano. 

 

Para Manuel Castro, ex presidente de la Red de Pequeños Bananeros de Comercio Justo (REPEBAN CJ Perú) de Piura, los bananeros son cada vez más conscientes de que sus nuevos clientes demandan mayor calidad. 

 

Esta demanda está relacionada con una realidad inminente: “El banano peruano está posicionándose como uno de los mejores, sobre todo por ser orgánico”, enfatizó en conversación telefónica con Agraria.pe. “Lo orgánico”, según explicó, deviene del hecho de usar sólo fertilizantes y fungicidas ecológicos (sin químicos) en su producción. Entre éstos cuentan el guano de isla, el compus, el sulfato de potasio, los caldos biodegradables y la roca fosfórica, además de la peruanísima técnica (según comentó) de emplear limón norteño para cicatrizar las puntas de los gajos cortados con “el curvo” (cuchillo). Esto último le da más vida comercial al banano, protegiéndolo de bacterias. 

 

Y la mejora de calidad, favorece el precio. Según comentó, existen dos para el banano orgánico: el que obtiene el productor, vendiéndolo de forma directa en el Puerto de Paita: US$ 10,10 la caja (por 18.14 Kgc/u) y el que obtiene de un intermediario exportador, por el que reciben US$ 7,10 (y el productor, US$ 4,30). 

 

Según apuntó, el precio bajó cuando estalló la crisis económica mundial. Antes de ésta, la caja costaba US$ 13. 

 

Pero, para Castro, aquellos meses “ya son pasado”. “Nosotros exportamos toda nuestra producción. Eso hace que nuestra Red se fortalezca”, reflexionó y animado comentó que el sueldo anual actual de un bananero orgánico es de US$ 3000. A lo que, sorprendiendo, agregó: “No es tanto. Con la exportación directa, los beneficios se va a triplicar”, confió, asegurando que en 2011 comenzarán a realizar envíos sin intermediarios. 

 

Más retos 

 

“Como Perú es un país ecológico y el más creíble en la región en productos orgánicos,  hay que aprovechar esta coyuntura. Hay que ser responsable, hacer calidad y demostrar que no sólo somos ecológicos sino también orgánicos en cuanto a la fertilización de los cultivos en la región”, opinó Lecarnarqué, presidente de la Central Piurana de Asociaciones de Pequeños Productores de Banano Orgánico (CEPIBO). 

 

No obstante, tanto Lecarnarqué como Castro reconocen que existen varios retos para lograr que el banano orgánico alcance la excelencia mundial. Los obstáculos van desde la necesidad de implementar un plan integral de producción orgánica desde el MINAG hasta la mejora y desarrollo de infraestructura de transporte vial y portuario, enumeró el primero.  

 

A juicio de Castro, es prioridad que en el Puerto de Paita se bajen los precios por la carga de contenedores. “Todo el año le damos negocio. Queremos que se bajen los precios”, exigió, tras indicar que actualmente un contenedor cuesta US$ 300 mientras que el año pasado costaba US$ 100. “No ha mejorado nada”, agregó. “No puede ser que de la noche a la mañana se incrementen los precios sin mejorar el servicio”, dijo y resaltó que en Paita falta una grúa moderna.

 

Los pendientes siguen sumándose, como tareas de una agenda nacional, en desarrollo. Pero, en este caso, en este sector agrícola, es importante destacar el avance en otro nivel: el humano. “Bastante. Para qué”, respondió brevemente Castro cuando se lo consultó sobre cómo beneficiaba a los productores el crecimiento de los ingresos en los gremios bananeros. “El productor ahora se siente más identificado”, apuntó y comentó que gracias a su membresía gremial se ha convertido en sujeto de crédito. “Ahora si vas con tu boleta de entrega de fruta, te entregan (créditos) a ojos cerrados”, destacó. 

 

Según Castro, las mejoras también se traducen en los seguros médicos de cada asociación y, en educación, ya que ofrecen becas y semibecas universitarias para estudiantes. Pero también en un sentimiento de pertenencia y realización, que él pudo definir en pocas palabras: “Ahora el bananero se siente más empresario que productor”.  

 

DATO 

 

- El pico de producción del banano orgánico es entre los meses de agosto y octubre. Por producirse todo el año, es considerado una “fruta Premium”. 

- Según estadísticas de Aduanas, las exportaciones de banano orgánico de enero a julio de este año crecieron un 2%, alcanzando las 47,8 mil TM (US$ 29, 8 millones).  

- Castro se mostró tranquilo ante la posible implementación de barreras ambientales, como la huella de dióxido de carbono en la producción de banano orgánico. “En ese sentido, como somos orgánicos, no hay ningún problema. Sería un problema si usáramos agroquímicos. Estamos tranquilos”, afirmó. 

- REPEBAN exporta 200 contenedores mensuales (unas 3900 TM) los doce meses del año.