18 septiembre 2020 | 08:54 am Por: Edwin Ramos

Informó Orlando Dolores Salas, especialista en exportaciones del Senasa

Perú recibió tres notificaciones sanitarias en la última campaña exportadora de mango

Perú recibió tres notificaciones sanitarias en la última campaña exportadora de mango
Este saldo fue una muestra de mejoría frente a las nueve notificaciones que había recibido el país en la campaña 2018-2019. El objetivo es que en la próxima no haya ni una.

(Agraria.pe) La trazabilidad es un concepto clave para las agroexportaciones en nuestros días, especialmente porque el público en los mercados más exigentes tiene muy en cuenta el factor de salud al momento de adquirir un producto. Es por ello que hoy productos reconocidos de nuestro país como el mango llevan una marca de identidad que asemeja a un ‘DNI’ que permite saber dónde y quién lo produjo de tal forma que se tomen medidas correctivas ante cualquier problema.

Orlando Dolores Salas, especialista en exportaciones del Senasa, resaltó que este código ayuda a que el sector de exportadores se proteja en conjunto ante casos en los que se detecten plagas como la mosca de la fruta o contaminación por plaguicidas, microbios, bacterias u hongos, lo que puede afectar la salud del consumidor final.

Gracias a este seguimiento se sabe, por ejemplo, que en la campaña exportadora 2018-2019, Perú recibió nueve notificaciones sanitarias, un índice preocupante que, afortunadamente fue mejorado en la siguiente (2019-2020), cuando estas se redujeron a tres notificaciones. El problema estuvo especialmente en Europa, a donde el mango  llegó con rastros de algunas plagas. Atajar estos inconvenientes es fundamental para evitar la pérdida de mercados claves.

“En 2018 la Unión Europea sacó una norma muy restrictiva, nos preocupamos, negociamos y la campaña pasada fue un éxito con tres notificaciones. Queremos en la próxima campaña llegar a cero notificaciones. Esta es una responsabilidad del Senasa, los productores y exportadores”, comentó.

Finalmente, el funcionario recordó que los productores que deseen que sus frutas sean exportadas tienen la obligación de presentar una Declaración Jurada ante el Senasa, en la que indiquen datos actualizados como la cantidad de hectáreas con las que cuentan, así como la variedad de sus frutos. “Al registrarse se les da un código, que identifica la región, el número de productor y el número de campos”.

Observó sin embargo que algunos exportadores han usado códigos que no les correspondían para registrar sus productos, lo que afecta a los reales poseedores de ese certificado que luego se ven impedidos de concretar sus operaciones.

*Foto referencial

 

Etiquetas: mango