30 junio 2020 | 10:14 am Por: Agraria.pe Redacción

PAISAJISMO Y GLOBALIZACION

PAISAJISMO Y GLOBALIZACION

El Convenio Europeo del Paisaje (Florencia 20/10/2000) señala que el paisaje desempeña un papel importante de interés general en los campos cultural, ecológico, medioambiental y social; y que constituye un recurso favorable para la actividad económica y que su protección, gestión y   ordenación pueden contribuir a la creación de empleo. Además que, el paisaje es un elemento importante de la calidad de vida tanto en los medios urbanos como en los rurales y que es un elemento clave del bienestar individual y social y de que su protección, gestión y ordenación implican derechos y responsabilidades para todos.

¿Estamos conscientes de esto en el Perú, 20 años después?

Paisajismo es el estudio del paisaje, término que resulta relativo de acuerdo a las diferentes especialidades profesionales; La palabra paisaje proviene de la palabra país. Se relaciona con lo natural y propio de cada zona geográfica, con lo histórico, con lo religioso, con el aspecto social de cada lugar y en consecuencia también con lo económico. La definición de la palabra podría variar dependiendo de la especialidad misma. Tanto es así que se puede hablar de un paisaje cultural, histórico, religioso, económico, político, artístico, etc. En general el paisaje es todo aquello que podemos observar y que engloba todo lo que está al alcance de nuestra visión. Nosotros mismos estamos inmersos en el paisaje.

Hoy en pleno siglo XXI  en un mundo Globalizado, generador de desarrollo pero también de consumo excesivo, y con los cambios que ocasiona el Cambio Climático el paisaje es un tema que debe centrar nuestra preocupación. El Paisaje Natural y el Paisaje Urbano cambian día a día y nosotros, dentro de él no lo notamos. La importancia del paisaje pasa desapercibida.

La desglaciación producida por el Calentamiento Global es una muestra. En nuestro país los departamentos de Arequipa, Ancash, Cuzco, Puno, Junín y Ayacucho serán según los investigadores los lugares más afectados. El Perú perdió en los últimos 27 años 470 kilómetros cuadrados de glaciares y 111 de ellos pertenecían a la llamada Cordillera Blanca.

Al reducirse los glaciares, se tendrá menos agua, por ende menos ríos, menos lagos, menos agricultura, menos alimento, más hambre, más sed, más pobreza.

Los cambios en el paisaje natural están acelerando los cambios en el paisaje social.
En nuestras ciudades, como consecuencia de la Globalización y el aumento acelerado del intercambio de bienes y servicios entre los países y todas las actividades implícitas en él, el cemento avanza. Más construcciones, más población, más necesidades: mayor consumo de agua, mayor consumo de energía, más contaminación; menos áreas verdes, menos árboles, menos oxígeno, menos espacio para ocio y recreación; más stress, más depresión, menos rendimiento laboral.

Merece especial interés considerar el caso de Lima, una ciudad con 9´488,500 de habitantes, sin lluvias y con un cielo gris la mayor parte del año. El manejo del paisaje es una estrategia que puede ser utilizada para prevenir un futuro desastroso. Es una inversión a largo plazo, que no solamente puede tener efecto directo en el aspecto económico del país sino también en lo social.

Nadie valora lo que no conoce. Por eso es necesario realizar campañas de Educación Ambiental a nivel escolar que contribuirán con este cambio positivo necesario; así las siguientes generaciones sabrán valorar nuestros recursos y el paisaje es uno de ellos.

Pero no se trata solo de valorar; debemos tomar conciencia de la necesidad de planificar el Paisaje sobre todo considerando que tenemos en la mayoría de las ciudades y zonas rurales de nuestro país, un gran potencial paisajístico que podríamos aprovechar para fomentar actividades tan importantes como el turismo, tema en el que estamos posicionados a nivel mundial. Estudios y Proyectos Paisajistas técnicamente desarrollados y Planificados contribuirían con certeza a la sustentabilidad del paisaje y a la mejora de la calidad de vida de la población.

¿El paisaje vende turismo o el turismo vende paisaje? Cualquiera sea la respuesta estaremos de acuerdo en que los dos van de la mano. Pero debemos tomar en cuenta que para evitar problemas a futuro es necesario planificar el paisaje; y esta labor le compete a la sociedad, a través de sus autoridades y de todos los profesionales que deberían estar involucrados; no solo los agrónomos y arquitectos, también los sociólogos, abogados, antropólogos, geógrafos, geólogos, biólogos, forestales, etc, etc.

La población juega un papel determinante en la creación de paisajes sustentables. Y es a eso a lo que debemos apuntar, a comprometer a la población, que se identifique  y que lo sienta suyo para que lo cuide.

Empezar a trabajar a escalas pequeñas, por ejemplo la Laguna de la Huacachina, que es uno de los oasis  más hermosos del mundo, pero poco o nada valorado. Porque no empezar con  un concurso público para planificar paisajísticamente la Laguna de la Huacachina y convertirla en ese lugar que llene de orgullo a los iqueños y que cree muchas  actividades paralelas  pero  bien organizadas que contribuyan aún más al desarrollo de la región.

El Paisaje Sustentable es una necesidad, la participación ciudadana es un requisito básico para lograrlo, el trabajo en equipo y articulado resultan ser  una garantía de éxito.

Ing° Lucia Bejarano A.

Agrónoma y Paisajista

Lima, Junio 2020.