21 noviembre 2019 | 09:16 am Por: Edwin Ramos

Advirtió Rubén Carrasco, presidente de Protec

La informalidad y el mal uso de los agroquímicos generan riesgos a la salud y el ambiente

La informalidad y el mal uso de los agroquímicos generan riesgos a la salud y el ambiente
Representante del gremio de protección de cultivos de la Cámara de Comercio de Lima consideró que esos factores confluyeron para los casos de intoxicación que se dieron el año pasado en nuestro país. Ahora se propone trabajar de forma conjunta con el Estado y llegar a un nivel de gestión de envases vacíos de hasta 50% en tres años.

(Agraria.pe) Crece la agroindustria y la agricultura en general, sin emabargo todavía hay temas pendientes para que este sector de la economía peruana compita con los más altos estándares internacionales. Uno de esos es la gestión de los productos para el cuidado de los cultivos, así como sus envases. Rubén Carrasco, presidente del Gremio de Protección de Cultivos (Protec) de la Cámara de Comercio de Lima, tiene algunas dfiniciones al respecto.

¿Cuáles son los retos de la industria de protección de cultivos para impulsar la sostenibilidad de la agricultura peruana?
Tenemos grandes desafíos. Se necesita una agricultura de inclusión; tenemos sectores con gran potencial de recursos en la sierra y la selva. Tenemos además un modelo de éxito que es la agroexportación de la costa, que a nivel mundial es un ejemplo. Tratamos de incentivar que seamos la despensa de alimentos que se prevé a futuro, pero con inclusión, hay que incluir a ese pequeño y mediano agricultor para que suba también al barco del éxito. Para eso tenemos un potencial muy grande con los recursos del suelo, agua y los proyectos de irrigación próximos.

¿Cómo se puede sumar al pequeño agricultor a esta tarea?
Se necesita un trabajo de colaboración, que podamos construir tanto el sector público como el privado porque no podemos ir por caminos diferentes. Nuestra agricultura es una sola y el éxito y progreso de nuestro país va a depender mucho del trabajo en equipo.

El año pasado se dieron algunos casos de intoxicación por mal uso de agroquímicos, ¿se ha superado esa etapa?
(Las intoxicaciones) existen en muchos países del mundo, se dan por un uso indiscrimiado de los productos. También existe una informalidad que tiene que ver con el contrabando, las adulteraciones. Nosotros como gremio en Protec creemos en el debido proceso, por eso queremos contrarrestar ese mal uso y esa informalidad, porque esa informalidad genera ese tipo de riesgos en la salud y el medio ambiente, contaminación. Nosotros trabajamos en un escenario de sostenibilidad, pero apostando por el uso correcto de los productos para los alimentos.

¿Cuál debe ser el rol de Estado en esta tarea?
Tenemos algunas mesas de trabajo, pero se necesita más, que estos programas de sensibilización hacia el sector agrícola para el buen uso se hagan en forma de colaboración mútua. Creemos que los que nos pasó el año pasado fue que nos faltó trabajar de forma conjunta. En los últimos meses estamos ya en coordinaciones para contrarrestar eso.

¿Cuál es el reto principal de Protec para el próximo año?
Fortalecer los programas de gestión de envases vacíos y las capacitaciones hacia el sector. Todavía sigue siendo bajo el nivel de capacitaciones hacia el agricultor. Creemos que ese es uno de nuestros retos el siguiente año como industria: poder construir más tecnología, llevar las capacitaciones a los rincones más alejados y trabajar de la mano con el programa Campolimpio, que es promovido por Protec, donde se reúnen más de 30 empresas que trabajan en la gestión de envases vacíos en el campo.

¿Tiene alguna meta específica con respecto a la recolección de envases vacíos?
En Campolimpio venimos con un crecimiento importante (en ese tema) en los últimos cinco años. Hemos pasado de un 8% a un 20% en la gestión de envases. Uno de los grandes retos que tenemos es llegar a 50% en unos tres años.

Dato

.Rubén Carrasco participó del I Foro “Perú Camino a una Agricultura Sustentable”, organizado por la Cámara de Comercio de Lima a través de su gremio de protección de cultivos – Protec.