18 marzo 2020 | 07:35 am Por: José Carlos León Carrasco

Precio de cafés especiales puede llegar a ser cuatro veces mayor al convencional

Solo el 5% de las unidades productivas de café en nuestro país se dedican a variedades especiales

Solo el 5% de las unidades productivas de café en nuestro país se dedican a variedades especiales
A pesar de que escuchamos que nuestros cafés son premiados a nivel mundial o que somos el segundo exportador de café orgánico a nivel mundial, la proporción de café peruano que se vende a la gran industria como café común sigue siendo la más importante.

(Agraria.pe) Las exportaciones peruanas de café vienen cayendo desde 2017 y tan solo en 2019 nuestros envíos retrocedieron un 6.8%, con lo que acumularon una disminución del 16.7% en los últimos tres años (del 2017 al 2019), informó la Sociedad de Comercio Exterior del Perú (ComexPerú). El panorama en este año tuvo un comienzo desalentador, con un valor exportado de S/ 29 millones en enero, es decir, un 31.4% menos que en 2019.

Además, el gremio señaló que en abril de 2019 se alcanzó el mínimo histórico en el precio de este commodity en los últimos 15 años. Esto se debe, en gran parte, a la sobreproducción de café de los dos principales productores como son Brasil y Vietnam. Esto, aunado a un aumento moderado de la demanda por café, ha generado que la producción creciente no sea sostenible.

Indicó que de acuerdo con el Plan Nacional de Acción del Café Peruano 2019-2030, aprobado en diciembre de 2019 por el Ministerio de Agricultura y Riesgo (Minagri), el principal problema es el bajo nivel de competitividad y sostenibilidad social y ambiental de la cadena de valor del café.

“Las causas directas se relacionan con los bajos niveles de productividad y manejo técnico, el bajo nivel y la inconsistencia en la calidad del café, el limitado acceso y uso de servicios financieros, el también limitado posicionamiento del café peruano en el mercado nacional e internacional, las inadecuadas condiciones logísticas y la débil gobernanza e institucionalidad de la cadena”.

En este contexto, destacó que una opción es la migración hacia los cafés especiales, es decir, aquellos que no se producen a gran escala y se dirigen a mercados especializados. Detalló que del total de unidades productivas, solo el 5% se dedica a estas variedades, cuyo precio puede llegar a ser cuatro veces mayor.

“A pesar de que escuchamos que nuestros cafés son premiados a nivel mundial o que somos el segundo exportador de café orgánico a nivel mundial, la proporción de café peruano que se vende a la gran industria como café común sigue siendo la más importante”, manifestó ComexPerú.

Sin embargo, dijo que este cambio no es automático y requiere mayores esfuerzos, dado que la producción de cafés especiales es poco consistente, es decir, existe una limitada capacidad para mantener el mismo nivel de calidad entre cosechas.

Esto se debe a la limitada infraestructura de poscosecha, principalmente la de secado; el escaso desarrollo de capacidades técnicas para el manejo y gestión de la calidad; y el limitado desarrollo de servicios de infraestructura que garanticen la trazabilidad de los parámetros y condiciones que definen la calidad en toda la cadena de valor, según el referido plan.

“La reconversión de los cultivos requiere de la voluntad de los propios caficultores, pero también de un Estado y un sector privado que apuesten por ellos. Todo pasa por contar con una mayor asociatividad en el sector, dado que el 68% de los productores no se encuentra asociado, según los resultados de la Encuesta a Productores Cafetaleros, realizada por el Minagri en 10 departamentos en 2019”, sostuvo.

Además, señaló que todas las técnicas para potenciar las cadenas de valor de cafés especiales requieren de mayor atracción del talento en el sector, para lo cual hay que potenciar las universidades e institutos. Por ejemplo, solo un 6% de los miembros de la familia del productor tiene educación superior.

En ese sentido el gremio dijo que basta con ver casos como el del café colombiano que logró posicionar a sus productores a nivel internacional con la marca Juan Valdez; o el del café panameño (variedad geisha), que se convirtió en una marca de lujo internacional gracias a la especialización en la producción y cata del café planificados desde hace unos 10 años.

La Sociedad de Comercio Exterior del Perú recordó que a finales de 2019, el Minagri anunció una inversión de S/ 220 millones para reactivar el sector cafetalero en nuestro país y la creación del Instituto Nacional del Café y Cacao, que será parte de una asociación público-privada para acompañar a los pequeños productores en la mejora de la caficultura nacional.

Dato

. En Perú, alrededor de 223.000 hogares peruanos dependen del cultivo de café, de los cuales el 85% son pequeños productores con cinco hectáreas o menos, según cifras del Censo Nacional Agropecuario 2012.
 
Etiquetas: cafe , exportaciones