13 mayo 2021 | 09:36 am Por: Edwin Ramos

Es fundamental que América participe en el debate y evidencie las consecuencias negativas que puede tener para las agroexportaciones, así como hacia una agricultura más sostenible

El Pacto Verde Europeo y su impacto en América Latina

El Pacto Verde Europeo y su impacto en América Latina
Según un análisis del Servicio de Investigación Económica del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, las consecuencias de adoptarse estas políticas en regiones fuera de la Unión Europea serían dramáticas en términos de aumento del precio de alimentos (hasta un 89%) y pérdida del bienestar social hasta en 1 trillón de dólares a nivel global.

(Agraria.pe) Es necesario acelerar las acciones en nuestra región en beneficio de los actuales retos ambientales relacionados con el cambio climático, los riesgos a la biodiversidad y a la inseguridad alimentaria.

Así lo reconoció CropLife Latin America, que señala que la participación de los países de América Latina en los múltiples acuerdos multilaterales sobre estos temas permite lograr nuevas oportunidades desde nuestra vocación como proveedores de alimentos y otros productos agrícolas, al tiempo que responde al cambio climático y al mandato imperativo de conservar la biodiversidad.

“Como región líder en producción de alimentos y otros productos agrícolas, los países de América Latina, de acuerdo con sus posibilidades, llevan años fortaleciendo sus políticas y regulaciones para que la sostenibilidad agrícola en la región avance al lado de la ciencia y genere productos agroalimentarios cada vez más demandados a nivel global, lo cual evidencia que la agricultura será uno de los principales motores para la recuperación económica pospandemia de la región”, sostuvo.

Al mismo tiempo, dijo que estas cifras evidencian mejor el acceso a nuevas y mejores tecnologías, que contribuyen a aumentar su productividad, inocuidad y sostenibilidad. “Como región altamente biodiversa y rica en recursos hídricos y forestales, América Latina está singularmente posicionada para contribuir a los objetivos globales en sostenibilidad ambiental y conservación de especies”.

Sin embargo, señaló que este progreso puede verse amenazado luego del anuncio de la Comisión Europea (CE) en diciembre de 2019, de su propuesta de política ambiental denominada Pacto Verde, que es una respuesta a los compromisos internacionales de tratados y convenios sobre cambio climático y a otros desafíos ambientales.

Indicó que, como parte de esta política macro, la CE presentó en mayo de 2020 dos documentos de estrategia, el primero llamado From Farm to Fork (De la Granja a la Mesa), que busca fomentar en Europa la transición hacia un sistema de producción alimentaria más sostenible y, el segundo llamado Bringing nature back into our lives (Reintegrar la Naturaleza en Nuestras Vidas), que es la estrategia de conservación y recuperación de la Biodiversidad.

“A primera vista, la política Pacto Verde Europeo junto con sus estrategias buscan demostrar cómo transformar las industrias para enfrentar los retos climáticos y de biodiversidad en el planeta. Como parte de estas estrategias la CE propone reducir el uso de plaguicidas en un 50% antes de 2030 y utilizar su capacidad diplomática y económica para que sus socios comerciales hagan lo mismo. Esto supone la pérdida de tolerancias de importación, por no estar autorizados ya en Europa, de cientos de productos de protección de cultivos que se utilizan actualmente por los agricultores y agroexportadores”, manifestó.

Según un análisis del Servicio de Investigación Económica del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, las consecuencias de adoptarse estas políticas en regiones fuera de la Unión Europea serían dramáticas en términos de aumento del precio de alimentos (hasta un 89%) y pérdida del bienestar social hasta en 1 trillón de dólares a nivel global.

“Desde CropLife Latin America, como asociación gremial regional que representa a las compañías líderes en ciencia y tecnología, trabajamos con nuestra red de asociaciones nacionales para informar y alertar a gobiernos, agricultores, universidades y público en general sobre el impacto negativo del Pacto Verde en la región. Es fundamental que América participe en el debate de esta propuesta en el Parlamento Europeo y evidencie las consecuencias negativas que puede tener el Pacto Verde para las agroexportaciones, así como los logros que la región ha alcanzado en el camino hacia una agricultura más sostenible”, sostuvo el gremio.

Agregó que continuarán impulsando las Buenas Prácticas Agrícolas, que incluyen el uso responsable de las tecnologías, y apoyando la construcción de capacidades institucionales para consolidar sistemas de registro y control de los agroquímicos acorde a la llegada y adopción de las nuevas tecnologías.