COLUMNA DE:
Miguel Ordinola

Miguel Ordinola

21 mayo 2020 | 09:34 am Por: Miguel Ordinola

No dejemos de celebrar el Día Nacional de la Papa 2020

No dejemos de celebrar el Día Nacional de la Papa 2020

Estamos en Mayo y como los últimos 15 años, se ha hecho una agradable costumbre realizar una seria de actividades que promueven la imagen y el consumo de papa, por diferentes actores públicos y privados.

El Día Nacional de la Papa (DNP) se creó mediante la Resolución Suprema Nº 009-2005-AG del 23 de febrero del 2005, precisando que se celebra el 30 de mayo de cada año (este mes es el de mayor cosecha de las zonas de sierra). Adicionalmente, en base a la Resolución Suprema Nº 046-2006-PCM del 10 de febrero del 2006 se instauró una Comisión Multisectorial con diferentes actores públicos y privados, que han venido promoviendo esta actividad con el liderazgo del MINAGRI (es interesante mencionar que ha trascendido varios gobiernos y más de una decena de ministros y desde hace varios años cuenta con presupuesto público).  En la actualidad, esta festividad se ha posicionado como parte de la identidad del país y es una celebración amplia a diferentes niveles (esto es lo que en la teoría llamamos una innovación institucional).

En condiciones normales, el DNP lo celebran todos los peruanos y las diferentes instituciones públicas y privadas realizan diferentes actividades a nivel nacional y regional, como: marchas de sensibilización, exposición de temas científicos y técnicos, exposición y concurso de la biodiversidad, elaboración de revistas, encartes especiales en las cadenas de supermercado, boletines técnicos y comerciales,  festivales gastronómicos, ferias agropecuarias, diversos concursos escolares, entre otras acciones y los medios de comunicación le dan una amplia cobertura.   Lo principal es que se ha convertido en una buena oportunidad donde el producto (principalmente las variedades nativas) es canalizado en diferentes circuitos comerciales y con alta visibilidad (mercados mayoristas, mercados de abastos, supermercados, restaurantes) y su celebración principal se ha descentralizado, ya que por ejemplo el 2018 se realizó en Cusco en el marco de Congreso Mundial de la Papa, el 2019 en Huancavelica y el 2020 le corresponde a Junín. El DNP y muchas otras acciones públicas y privadas han permitido que el consumo per cápita llegue en la actualidad a cerca de 90 kg y esa ha sido una señal potente para generar una respuesta adecuada de la oferta (en el 2019 la producción llegó a 5.3 millones de toneladas, manteniendo al Perú en el primer productor de papa de América Latina).

Sabemos que las condiciones actuales no permitirán realizar la mayor parte de las acciones que se han mencionado y allí es donde viene el reto. Hay tres grupos de actores que pueden articular diversas acciones: i) sector público, apoyando al máximo a los pequeños productores para que puedan canalizar su producción de la actual campaña de cosecha a los diferentes mercados y realizar acciones de promoción en diversos medios; ii) sector privado (productores, empresas de todo tipo relacionadas con el sector) que puedan seguir apostando por mejorar la calidad y el desarrollo de productos que en los últimos años han desarrollado cadenas de valor con productos de alta calidad para mercados nacionales e internacionales (chips, vodka); iii) el consumidor final, que juega un papel clave en esta cadena, potenciado y siendo creativos en su consumo, particularmente en la situación actual en que lamentablemente los restaurantes han sido muy golpeados por la crisis (se debe indicar que estos actores han sido aliados muy importantes en la revalorización de la agrobiodiversidad, incluidas las variedades nativas de papa). Este año las tecnologías digitales y las diferentes plataformas deben jugar un rol fundamental.

Dos retos importantes se afrontan en el DNP 2020. En primera instancia realizar todos los esfuerzos para que la campaña 2019-2020, se culmine de manera positiva (no cortando las fuentes de ingresos de los pequeños productores) y en segunda instancia dar las mejores señales para la campaña 2020-2021, donde entre Setiembre y Noviembre los pequeños productores de papa en la sierra decidirán sobre la siembra de más de 200,000 has. En nuestro papel de consumidores podemos dar las mejores señales para apoyar este sector aumentado nuestra demanda (en la medida de lo posible en la situación actual) y generando una gran corriente de opinión en ese sentido. En los últimos días se repite mucho que los pequeños productores están en la primera línea de batalla en la situación actual, ahora tenemos una oportunidad de retribuirles ese esfuerzo. Aunque muy por adelantado un FELIZ DIA DE LA PAPA para todos.