14 enero 2020 | 09:36 am Por: Agraria.pe Redacción

Señaló el parlamentario andino, Alan Fairlie

“Una de las principales barreras que enfrenta el agro peruano es el limitado acceso a fuentes de financiamiento”

“Una de las principales barreras que enfrenta el agro peruano es el limitado acceso a fuentes de financiamiento”
Fairlie ha presentado en el Parlamento Andino, un proyecto de marco normativo para Promover y Fortalecer la Economía Campesina y la Agricultura Familiar en la Región Andina.

(Agraria.pe) El Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri), ha anunciado que promoverá la inclusión financiera de los pequeños productores agropecuarios, por medio del Fondo para la Inclusión Financiera del Pequeño Productor Agropecuario (Fifppa), el cual cuenta con S/ 100 millones. Este fondo busca que los principales beneficiarios sean los pequeños productores que tengan un crédito aprobado con el Agrobanco.

Por otro lado, a pesar de que el sector agrario constituye aproximadamente el 30% del empleo en Perú, las colocaciones dirigidas a este sector – a diciembre del 2018 – apenas representaban el 5.12% del total de créditos establecidos por las instituciones financieras reguladas por la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS).

Al respecto el parlamentario andino, Alan Fairlie Reinoso, sostuvo que el acceso a las fuentes de financiamientos se ha convertido en un factor esencial para el desarrollo del sector agrario, constituyendo una de las principales causas por la cual la superficie agrícola no está siendo trabajada.

“Nuestros pequeños agricultores no solo son vulnerables a los eventos climáticos y los desastres naturales sino a la falta de créditos, situación que debe de ser revertida. Si bien este fondo (Fifppa) es un paso para ello, es necesario complementar esta medida con otras que garanticen la inclusión financiera de todos los productores”, sostuvo.

De acuerdo al INEI, en el 2018 del total la de los pequeños y medianos productores el 10.9% solicitó un crédito de los cuales el 92.1% lo obtuvo y de éstos el 75.7% lo destino para el desarrollo de sus actividades agropecuarias. En el caso de los productores que obtuvieron créditos, el 51.3% lo recibió principalmente de las cajas municipales, cooperativas; y un 25.2% lo recibió de la banca privada.

Para Alan Fairlie resulta indispensable “diseñar e implementar una plataforma financiera específica para la agricultura familiar, la misma que debe facilitar el acceso de los pequeños productores a servicios financieros de corto y largo plazo, como créditos y seguros agrarios”.

En ese sentido, señaló que como parte de su labor parlamentaria ha presentado en el Parlamento Andino, un proyecto de marco normativo para Promover y Fortalecer la Economía Campesina y la Agricultura Familiar en la Región Andina que busca promover el desarrollo y fortalecimiento de la economía campesina y la agricultura familiar bajo un enfoque integral, en aras de construir sistemas agrícolas diversificados, resilientes e innovadores, que permitan aumentar la competitividad de sector y alcanzar mayores niveles de desarrollo sostenible en zonas rurales, siendo uno de sus ejes de política el acceso a fuentes de financiamiento para los pequeños productores.

Además, propuso el Marco Normativo Sobre Inclusión Financiera, instrumento normativo que busca promover una estrategia andina de inclusión financiera que permita la consolidación de su aplicación como herramienta confiable, eficiente y sostenible en el tiempo, que garantice esquemas de protección al usuario en la región Andina. Este último instrumento normativo fue aprobado en julio del 2019. El primero está siendo sustentado en comisiones.