24 junio 2020 | 09:41 am Por: Agraria.pe Redacción

Informó la directora de Care Perú, Marilú Martens

Solo el 21% de la superficie agrícola del país está en posesión de las mujeres

Solo el 21% de la superficie agrícola del país está en posesión de las mujeres
Las mujeres tienen menor acceso o control de recursos activos como la tierra o el crédito, así como menor acceso a servicios de capacitación y extensión. Además, ganan la mitad que los hombres.

(Agraria.pe) El camino para el desarrollo en el sector agrícola no es igual para los hombres y para las mujeres, ya que estas últimas enfrentan barreras que no tienen los primeros, señaló la directora de Care Perú, Marilú Martens Cortés.

Indicó que el 50% de los alimentos que se consumen en todo el mundo son cultivados por las mujeres de las zonas rurales, por lo que pueden convertirse en los actores de cambio fundamentales en los ámbitos de la agricultura y la nutrición en el desarrollo rural.

“El Perú tiene uno de los índices más altos de concentración de tierra y desigualdad. De los 6 millones de hectáreas de superficie agrícola que tenemos, las mujeres poseen el 21% y los hombres el 79%. Con un mejor acceso a la posesión de tierra, a la información, tecnología, pueden transformar la producción y el consumo de los alimentos para que la tierra y los recursos se utilicen de manera sostenible”, sostuvo.

Marilú Martens señaló que las mujeres campesinas realizan la mayor parte de los trabajos domésticos y cuidados no remunerados. Una encuesta revela que para que un hogar funcione se necesitan 30 horas de trabajo a la semana, de las cuales 24 son cubiertas o son  responsabilidad de la mujer.

“La tarea del hogar es fundamental para el estado de nuestras familias y nuestro trabajo, pero les deja poco tiempo para dedicar a las actividades remuneradas y para poder desarrollar sus proyectos y para poder generar sus propios ingresos”, comentó.

Además, dijo que las mujeres tienen menor acceso o control de recursos activos como la tierra o el crédito, así como menor acceso a servicios de capacitación y extensión. “Las mujeres ganan en promedio la mitad de lo que ganan los hombres en el campo”.

Agregó que las mujeres también enfrentan mayores niveles de violencia, no tienen acceso adecuado a los servicios de salud, entre otros. “Se ha avanzado en normas y políticas que reconocen esas desigualdades, pero todavía subsisten actitudes discriminatorias hacia las mujeres y el aporte de su participación económica”.

Martens dijo que es necesario emplear estrategias y medidas para compensar las desventajas que impiden que las mujeres operen en igualdad de condiciones para lograr su empoderamiento económico, para ello se requiere acceso y control igualitario sobre los recursos económicos, sobre los activos y las oportunidades, así como también cambios en las normas sociales y las estructuras económicas.

“Es necesario ampliar los enfoques exitosos y co-crear modelos empresariales inclusivos que valoren, respeten y resguarden la contribución de la mujer”, finalizó la directora de Care Perú.

Datos

. Marilú Martens dio estas declaraciones durante el I Conversatorio Virtual “Mujeres del Campo” organizado por Care Perú.

. Care está presente en 95 países y su trabajo ha impactado en 56 millones de personas a nivel mundial. La organización cumple 50 años en el Perú, con presencia en 18 regiones del país.