14 julio 2022 | 09:11 am Por: José Carlos León Carrasco

Este año culmina primera fase del programa

PNIPA invirtió S/ 380 millones para la ejecución de más de 1.900 proyectos de innovación en pesca y acuicultura

PNIPA invirtió S/ 380 millones para la ejecución de más de 1.900 proyectos de innovación en pesca y acuicultura
Productos que resultan de los proyectos de innovación deben ser incluidos en las estrategias de seguridad alimentaria del país.

(Agraria.pe) El Programa Nacional de Innovación en Pesca y Acuicultura, (PNIPA) del Ministerio de la Producción, cerrará su primera fase de trabajo (prevista para fin de año) con una inversión superior a los S/ 380 millones y la ejecución de 1.900 proyectos de innovación en pesca y acuicultura, a nivel nacional.

Así lo señaló su director ejecutivo, David Ramos López, quien destacó que en esta primera fase del programa (que durará cinco años) se buscó promover e incentivar el tema de la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación (I+D+i) en un sector tan importante como es la pesca y la acuicultura. Al respecto, dijo que cerca del 75% de los proyectos son vinculados a la acuicultura, lo que demuestra el gran potencial y enormes ganas que existe por explotar dicha actividad.

“El PNIPA abrió una convocatoria, donde pescadores, acuicultores, comunidades pesqueras campesinas o nativas, de la mano de la empresa o la universidad, formularon proyectos de I+D+i, los cuales permitirán mejoras en este sector. Dichos proyectos fueron evaluados y cofinanciados”, comentó.

Detalló que estas mejoras pueden estar vinculadas al tema de productividad, sostenibilidad, cuidado del ambiente, economía circular, entre otros. Agregó que los productos que son resultados de los proyectos de innovación en pesca y acuicultura podrían ser incluidos en las estrategias del país como Hambre Cero.

“Los productos que resultan de los proyectos que desarrollamos pueden convertirse en una opción real y tangible que permita alimentar de manera más rápida, segura y económica; es decir, convertirse en una alternativa para la seguridad alimentaria del país”, manifestó.

Agregó que los proyectos de PNIPA pueden generar polos de desarrollo acuícolas y pesqueros en ejes territoriales donde se han generado innovación en 6 cadenas priorizas como son:  la trucha, el paiche, la pota, el perico, concha de abanico, y el langostino. Además, se han generado polos de desarrollo de ejes territoriales en productos emergentes como son macro algas, paco y tilapia que son especies de la Amazonía.

Destacó que de manera directa son más de 35.000 personas beneficiadas vinculados a los 1.900 proyectos, y de manera indirecta alcanzaría cerca de 105.000 beneficiados. La idea es que los proyectos -una vez concluidos- se repliquen, lo que generará que el número de beneficiados se multipliquen.

Gobernanza
Ramos López destacó que el PNIPA, además de la acuicultura y pesca, también trabaja temas de gobernanza, el cual es un punto trasversal. Al respecto, dijo que para que una actividad o sector camine adecuadamente tiene que haber articulación entre las diferentes autoridades y dinamismo entre los diferentes actores (asociaciones, comunidades, empresas industriales). 

La idea es que el programa también permita mejorar la gobernanza del sector. El viceministerio de Pesca y Acuicultura de Produce es un órgano rector, y el PNIPA contribuye a mejorar ese clima dentro del sector. Hoy PNIPA colabora directamente con el sector, tanto en la política nacional de acuicultura como en la política nacional de pesca.

Segunda fase del PNIPA inicia en 2023
En otro momento, David Ramos dijo que el próximo año se iniciaría la segunda fase del PNIPA y el objetivo es escalar estos proyectos para consolidar la inversión. Agregó que en esta segunda fase (que duraría cinco años) se incorporará el componente E que es el “emprendimiento”, sobre la base de muchos de los 1.900 proyectos que se van a trabajar.

“Vamos a buscar el escalonamiento, que significa identificar qué proyectos son más beneficiosos, en qué lugar son más beneficiosos, qué especies son las que tienen mayor potencial para el consumo interno y cuales para la exportación, cuáles son más importantes para la estrategia hambre cero y para garantizar la seguridad alimentaria y no tener problemas vinculados a la dependencia (como ocurre actualmente con los fertilizantes). La fase 2 será una etapa de consolidación de esta inversión y la idea es obtener una nueva operación de endeudamiento con el Banco Mundial”, manifestó.

En cuanto a la tercera fase (que también duraría cinco años), dijo que estará enfocada en ver proyectos estratégicos, pero a mayor escala. “La primera fase fue fundacional, la segunda etapa fue de consolidación y la tercera fase sería de sostenimiento, la idea es que estos proyectos muevan el sector y de esa manera poder materializar el escalamiento que pretendemos lograr en la segunda fase”.

Cosechando Innovación
El director ejecutivo del PNIPA señaló que desde este mes (julio), su representada comenzará unas giras regionales denominadas “cosechando innovación” en la que se visitará 9 regiones del país dando a conocer los resultados obtenidos en los diferentes proyectos por cadena de valor y los logros con los diferentes actores y aliados del sistema de innovación en pesca y acuicultura.

“En este año de cierre tenemos la función de comunicar lo que se ha obtenido en estos proyectos, el impacto económico, social y ambiental que se viene obteniendo en estos trabajos”, finalizó.

Datos

. Varios de los proyectos del PNIPA están vinculados a la elaboración de biofertilizantes y demandan una inversión de casi S/ 3 millones. Al respecto, David Ramos detalló que vienen impulsando investigaciones para elaborar 8 potentes biofertilizantes de alto rendimiento para agricultura, los cuales se generan a partir de la trucha, macro alga, residuos del procesamiento de pescado, concha de abanicos. Destacó que estos biofertilizantes son una forma de darle un segundo uso a esos residuos, como en el caso de un proyecto en Chiclayo (Lambayeque) donde a partir de la merma de los desperdicios del pescado en los puertos, muelles y mercados, son acopiados y procesados para transformarlos en un biofertilizante líquido que es 100% orgánico.

. Otro proyecto, ejecutado por el Instituto Tecnológico de la Producción (ITP) con la Red CITE Pesquero Callao, con el cofinanciamiento del PNIPA y la empresa Pesquera Diamante, logró desarrollar cinco tipos de productos en envases flexibles esterilizables que pueden mantener los alimentos listos para su consumo en perfecto estado, hasta por tres años, sin necesidad de refrigeración. Asimismo, se elaboraron tres tipos de sopas de pescado con alto valor nutricional: aguadito, parihuela y serrana. De igual manera, hamburguesas a base de recortes de perico y pota; y recortes ahumados de caballa.

 

Etiquetas: PNIPA , pesca , acuicultura