27 noviembre 2020 | 09:11 am Por: Edwin Ramos

Sostuvo Luis Corvera, gerente general de Fresh Fruit

Perú debe asumir que ya no es un jugador pequeño en la agroexportación global para evitar saturación de mercados y caída de precios

Perú debe asumir que ya no es un jugador pequeño en la agroexportación global para evitar saturación de mercados y caída de precios
Especialista en inteligencia comercial subrayó que la dependencia de los agroexportadores nacionales con respecto a EE.UU. y Países Bajos ha ido creciendo y empieza a generar situaciones peligrosas sobre los valores y con los propios productores locales, como en Norteamérica que estudia posibles medidas arancelarias al arándano peruano.

(Agraria.pe) ¿Víctima de su propio éxito? La agroexportación peruana puede sufrir un grave revés si no aplica inteligencia de negocios para dosificar su producción y los despachos que cada vez en mayor volumen entrega a los diversos mercados del mundo. Luis Corvera, gerente general de Fresh Fruit, hizo la advertencia al apuntar a diversos aspectos que caracterizan al sector en su vinculación comercial con el exterior durante la presentación del Fresh Report 2020.

El especialista en inteligencia comercial refirió que la potencia de la agroindustria nacional es tal que, a pesar de la pandemia, ha sido el único sector económico que ha crecido este año y sumado 2%, un porcentaje que habría sido mucho mayor y podría haber saltado al 8% en un 2020 menos accidentado. A esto se agrega una tendencia notable que se refrenda en más indicadores: hacia 2018, el 20% de la actividad agrícola se dedicaba a la exportación; en 2019 ya el 40% se avocaba a ella.

En este tránsito el país ha pasado de una canasta dominada por el café, espárragos, pimiento, mango y cacao, a productos mucho más rentables como las paltas, arándanos y uvas, los cuales, a su vez, están en una onda constante de mayor productividad con un panorama en el que, además, se espera que las zonas de cultivo se amplíen.

“En 2009 apenas cubríamos algunos meses; sin embargo, prácticamente llenamos todo el calendario ahora, incorporando más meses a las ventanas exportadoras. Cada dos años añadimos un nuevo mes a la venta del arándano, un producto que hace 10 años no existía, y en un par de años posiblemente se vuelva un producto perenne que tengamos todo el año”, describió.

Una nueva etapa
Corvera pidió por ello que la agroexportación peruana asuma que se encuentra en una nueva etapa, muy distinta de hace una década cuando era un jugador pequeño, y que ahora puede afectar con su producción los mercados globales. Una de las tareas pendientes así es la de tomar consciencia de que como país seguimos apostando a un reducido número de productos, de tal forma que un tercio de los despachos se concentran en tres (uva, arándano, palta). “Esto es peligroso porque este año la palta y el arándano han sufrido por sobreoferta local; hemos crecido por encima del 30% en volumen y por esto se ha afectado el precio y la contribución de estos productos ha sido menor a la esperada”.

Para capear este defecto, propuso empezar a mirar nuevas variedades que respondan a las necesidades específicas de los mercados de destino pues se ha visto una alta concentración en una sola variedad por producto, algo que revela que hay que salir de la zona de confort. Un caso de este tipo es el de la uva Red Globe, que por mucho tiempo hubo resistencia a cambiar hasta que los pedidos de Estados Unidos empezaron a reducirse y recién entonces se viró hacia variedades sin pepa.

Sin embargo, más importante que lo anterior aún es el proceso de concentración en destinos. El vocero de Fresh Fruit comentó que hace una década 4 de cada 10 dólares exportados provenían de Estados Unidos y Países Bajos, lo que ya era bastante alto. Hoy la dependencia es mucho mayor ya que 6 de cada 10 dólares provienen de esos destinos. Como estrategia este es un decurso peligroso porque si hay problemas con estos mercados la producción terminará dirigiéndose a otros provocando una inundación. Molestias de este tipo ya se han visto entre 2018 y 2019 en Estados Unidos con el arándano, lo que ha ocasionado que se esté barajando entre las autoridades de ese país la posibilidad de imponer barreras arancelarias al berry peruano.

“Enfrentamos el riesgo de que en la próxima campaña de arándanos tengamos problemas de acceso a Estados Unidos. ¿Qué haremos si nos ponen barreras arancelarias…inundaremos Europa? ¿Qué consecuencias puede tener en términos de precios? Tengo confianza en que el equipo de PromPerú, Senasa, AGAP y Cancillería evitarán que tengamos estos problemas, pero es una advertencia clara del riesgo que corremos”, sostuvo.

Finalmente, reiteró que, si bien nos enorgullecemos cada vez que los volúmenes mejoran, lo cierto es que esto afecta los precios; todo lo contrario cuando los despachos se controlan, sobre todo porque Perú ya no es un país pequeño en estas ligas como lo demuestran su cuarto lugar en la producción global de uva, primero en arándano y segundo en palta. Además, este panorama inestable ocasiona una alta tasa de mortalidad de empresas agroexportadoras que puede llegar a un tercio del total en un solo año.

“Necesitamos empresas que se consoliden, se integren entre sí y se fortalezcan; de lo contrario tendremos un pequeño puñado de empresas a las que les va a ir bien y detrás un grupo que va a estar entrando y saliendo constantemente”.

Dato

.El Fresh Report se lanzó por primera vez en 2017 con apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores. En esa ocasión incluyó información de los 10 principales productos de la canasta agrícola nacional. En su edición actual, de la que participan RR.EE., PromPerú, Senasa, AGAP y Fresh Fruit, se incluyeron los 25 productos más importantes de las exportaciones agrícolas peruanas -que representaron el 73% de las exportaciones en 2019- y el detalle de las 131 empresas que enviaron en conjunto US$ 3,278 millones. El documento se reparte de los principales compradores de alimentos en más de 130 mercados a nivel mundial.

 

 

Etiquetas: exportaciones