14 agosto 2019 | 08:22 am Por: Edwin Ramos

Según William Daga, especialista en frutales de Sierra y Selva Exportadora

Luego de un importante bache productivo, el clásico pacae vuelve a surgir comercialmente

Luego de un importante bache productivo, el clásico pacae vuelve a surgir comercialmente
Considerado un producto menor y casi sin importancia, hubo una campaña sanitaria que empezó a desaparecer estos árboles y ocasionó que el producto escaseara. Esa acción marcó un punto de inflexión en la historia de esta leguminosa.

(Agraria.pe) Según un artículo de la lingüista Martha Hildebrandt publicado en 2018, el pacae o pacay, proviene del quechua pakay o paqay, que significa “esconder”. Se trata, dice, de un árbol mediano de la familia de las mimosáceas con frutos en forma de vaina larga de color verdoso y apreciados por su membrana blanca, esponjosa y dulce que rodea sus semillas.

Originario de América del Sur y Centroamérica, se trata de una leguminosa gigante que solía encontrarse en parajes olvidados del país sin mayor cuidado sanitario y casi al alcance de cualquiera. Sin embargo, en los últimos años, vio una importante disminución en su producción.

William Daga, especialista en frutales de Sierra y Selva Exportadora, refiere que como parte del programa de control de mosca de la fruta, se descubrió que este árbol era hospedero del insecto, por lo que se procedió a cortar o de plano tumbar muchos ejemplares hasta el punto que su producción se vio reducida notablemente.

Antes de esta acción, el precio del pacae era muy barato, sin embargo, como marcan las leyes de la economía, al haber poca disposición de un producto, éste empezó a encarecerse y alcanzar mejores márgenes de ganancias para sus productores que, en este nuevo panorama, vieron una oportunidad de negocio dándole los cuidados sanitarios que nunca antes tuvo.

Es así, dice el especialista, que hoy el pacae puede encontrarse en los mercados en un rango de 4 a 5 soles el kilo. “La gente estaba muy acostumbrada a comer pacae en el país; en el campo gusta mucho. Nunca he visto pacaes iguales, todos tienen diferentes biotipos, ecotipos; no se había trabajado a conciencia en la selección. Pero en los últimos años se han logrado buenos precios”, acota.

El vocero de Sierra y Selva Exportadora explica asimismo que el pacae que se produce hoy en el país se consume íntegramente en el mercado local, ahora con un aliciente de mercado renovado que hace pensar que poco a poco puede ir consolidándose.

“La gente ahora lo controla y fumiga la mosca de la fruta; se le ha dado importancia comercial pues antes era solo un frutal más de los que había, no lo veíamos como negocio porque todos lo tenían en su jardín. Pero cuando empezó a escasear y subir el precio, se empezó a controlar la mosca de la fruta”, concluye.
Etiquetas: sierra exportadora