20 agosto 2019 | 08:32 am Por: Edwin Ramos

Señaló Pedro Olaechea, presidente del Congreso de la República

Ica es un modelo de creación de valor agregado y superación de obstáculos para ser un protagonista exportador

Ica es un modelo de creación de valor agregado y superación de obstáculos para ser un protagonista exportador
Ica logró sobreponerse a las condiciones difíciles de su entorno geográfico para lograr productos de alto valor como el pisco y el vino, a lo que sumó luego, con tecnología, la industria de las uvas y espárragos.

(Agraria.pe) El presidente del Congreso de la República, Pedro Olaechea, resaltó a Ica como ejemplo de región que supo encontrar su camino hacia la exportación de productos con valor agregado a pesar de contar con un contexto geográfico lleno de retos.

“Los iqueños pudimos salir adelante cuando antes Cajamarca o Cusco pesaban más incluso que Lima porque tenían la producción. Vimos cómo hacíamos para salir adelante en el desierto y superar los problemas de logística”, sostuvo.

En ese afán, con el gran escollo que significaba el desierto, señaló que se empezó a elaborar pisco y vino, productos de valor agregado, hasta el tiempo en que las nuevas tecnologías permitieron realidades como el riego por goteo que dio pie al surgimiento de la industria de las uvas, berries y espárragos.

Así, hoy Ica cuenta con 30 mil hectáreas de agroexportación de primer nivel, aunque con aspectos de logística que todavía deben mejorarse, como lograr que las exportaciones salgan directamente por los puertos de Pisco o Marcona y no tengan que viajar hasta Lima.

Este camino, dijo, es el que regiones tan ricas como Cajamarca deben seguir pensando estratégicamente sobre qué productos generar y a partir de ellos generar logística. A ese propósito, Olaechea recordó que cuando fue ministro de la Producción en 2017 se realizó la primera subasta electrónica de la Alliance for Coffee Excellence en el marco del concurso Taza de Excelencia Perú 2017, en el que resultó ganador un café del productor cajamarquino Juan Heredia Sánchez, que logró valorar el quintal de su producto en US$ 1,200. “Tenemos entonces dos extremos, o generamos algo de mucho valor, o debemos mejorar el flete”, acotó.

Recordó por ello que si bien Cajamarca tiene gran importancia en productos como la leche y maderas, son solo pequeños chispazos que no han sabido orientarse como sucedió con el pisco y la uva en Ica.

Refirió que para alcanzar ese punto se requiere de trabajo sostenido, tal como se hizo con el Centro de Innovación Tecnológica de la Vid, del cual Olaechea participó hace 15 años y que se encontró al principio con un panorama en que la producción era mala, la denominación de origen la había pedido y ganado otro país, muchos productos eran adulterados y se habían perdido tradiciones de producción.

Con poco presupuesto, dijo, se logró trabajar junto a los pequeños productores elaborando inventarios y listas de todo lo que el sector necesitaba. 15 años después, este trabajo dio frutos cuando el pisco peruano fue reconocido como el alcohol de uva más importante en Estados Unidos, y por la Oficina Internacional de la Viña y el Vino como el mejor alcohol. Es con estos respaldos que hoy se ha popularizado el consumo del pisco, chilcano y pisco sour, entre otros.

“Eso debemos hacer con Cajamarca. Tienen todo, deben organizarse con lo que tienen, no despreciar nada… de lo que he podido leer y conozco la zona, el flete es matador, nos pone lejos de cualquier mercado, pero tenemos productos demasiado buenos. Hay que pensar cómo resolver el problema. Si pensáramos en ferrovías, vemos que un camión máximo carga 20 toneladas, mientras un tren puede llevar 7 mil toneladas. Hay que generar condiciones logísticas para ser más competitivos”, finalizó.

Dato

.Pedro Olaechea dio estas declaraciones durante el foro agrario “Cajamarca Rumbo al Bicentenario”, organizado por el Congreso de la República el pasado 16 de agosto.