21 noviembre 2019 | 05:46 pm Por: Agraria.pe Redacción

Ensayo en arroz: nutrición balanceada para alcanzar productividad y calidad

Ensayo en arroz: nutrición balanceada para alcanzar productividad y calidad

La importancia del cultivo de arroz en la canasta básica peruana no es objeto de discusión debido a que una persona promedio puede llegar a consumir con facilidad 60 kilogramos en todo un año. De hecho, es el segundo alimento de mayor consumo a nivel global. Esto se debe a su valor nutricional y a su bajo precio para el consumidor.

A pesar de ser un alimento muy demandado por la población, los productores de arroz en los últimos años se han visto expuestos a diferentes inconvenientes que han golpeado su economía: precios bajos, altas temperaturas y hasta baja productividad ocasionada por deficiencias nutricionales y fitosanitarias. En cuanto a productividad, aún existen agricultores que aplican fertilizantes en cantidades insuficientes o que desconocen la importancia de aplicar un programa balanceado de nutrición que les permita obtener mayores rendimientos y calidad molinera.

Para Luis Julca, agrónomo de Yara Perú, es clave que los agricultores se preparen bien para la campaña de arroz ahora que inicia la siembra en la costa norte del país y en varias zonas de la selva como Jaén y Tarapoto. “Lograr una buena cosecha al final de la temporada es simple. El productor debe ser cuidadoso y disciplinado en cada una de las etapas fenológicas del cultivo. Es necesario que realicen una minuciosa nivelación del campo y, de forma paralela, conducir adecuadamente el desarrollo de un almácigo vigoroso, aplicable en campos de siembra por trasplante.”

Cuando el cultivo está en campo definitivo, es necesario brindar una apropiada fuente de nitrógeno, fósforo y potasio (NPK). Luego, tomando en cuenta que el arroz se cultiva en condiciones de inundación, es importante aportarle otros elementos nutricionales que se encuentran en formas no disponibles para la planta a través de un completo plan de fertilización foliar.

Más productividad acompañada de mejor calidad
Para lograr buenos rendimientos por hectárea, plantas resistentes a plagas y enfermedades y una excelente calidad molinera, los productores de arroz deben apostar por un programa de fertilización balanceada y de aplicación dosificada.

El año pasado el equipo agronómico de Yara realizó 11 ensayos demostrativos en distintas zonas de producción de Piura, Lambayeque, Jaén, Tarapoto, etc. Las hectáreas que fueron fertilizadas con el programa de Yara lograron un incremento promedio de rendimiento por hectárea de más de 20%; es decir, se obtuvieron un promedio de dos toneladas adicionales. En términos de rentabilidad, los productores tuvieron ganancias extras entre S/ 1,500 y S/ 2,000.

“Por ejemplo, tenemos el caso de José Felipe Zavala, productor de arroz Muy Finca en Lambayeque, que únicamente aplicaba urea, fosfato diamónico, sulfato de amonio y cloruro de potasio con un total de 1,050 kilos de fertilizante por hectárea. Instalamos una parcela demostrativa con el programa de nutrición de Yara para arroz (YaraMila KABAL + YaraVera AMIDAS) y obtuvo un incremento en su producción de más de 30%, logrando un retorno sobre inversión de S/ 1,759”, comentó el especialista de Yara.

Para el productor, el beneficio de aplicar el programa nutricional de Yara no solo se vio reflejado en el aumento de sus rendimientos sino que también tuvo un impacto en la sanidad del cultivo. “La variedad que siembro (NIR) fue muy golpeada por las plagas en esta campaña; sin embargo, gracias al YaraMila KABAL y al YaraVera AMIDAS pude sostener mi producción ante la incidencia de plagas y enfermedades”.
 

¿En qué consisten los ensayos demostrativos de Yara?
El equipo agronómico de Yara selecciona a un agricultor o agroindustria que conoce los beneficios de aplicar fertilizantes y que obtiene rendimientos por encima del promedio nacional. Acto seguido le propone realizar el ensayo demostrativo para mostrarle los resultados que podría obtener si aplicara el programa de nutrición de cultivos de Yara. Se instalan dos hectáreas una al lado de la otra y se le pide al agricultor o técnico de agroindustria trabajar su parcela como está acostumbrado. Al finalizar el ciclo del cultivo, se comparan los resultados en rendimiento y calidad.

Esperamos que este artículo haya sido de tu agrado, útil y relevante para tu negocio agrícola y además queremos invitarte a unirte a la comunidad digital de Yara. Estás a un clic de iniciar una relación cargada de conocimiento, experiencias valiosas e información relevante para ti y tu cultivo: https://www.yara.com.pe/acerca-de-yara/contacto/