05 marzo 2010 | 10:56 am Por: Arturo Córdova apellido

EL AGRIDULCE ÉXITO AZUCARERO

 EL AGRIDULCE ÉXITO AZUCARERO

El repunte de 50% en envíos al exterior que representó US$ 37 millones para la industria azucarera, se ve opacado por conflictos laborales en tres grandes agroindustriales: Cartavio, San Jacinto y Andahuasi.

Agraria.pe.- Las agroindustriales Cartavio y San Jacinto alcanzaron en el 2009 ventas anuales de S/. 257 millones y S/. 72 millones respectivamente. Sin embargo, ambas empresas agrarias del Grupo Gloria no sólo se han caracterizado por su crecimiento y rentabilidad notable, sino también por problemas laborales que registraron en ese año.

La semana pasada, Cartavio habría perdido aproximadamente S/.16 millones por la huelga que su sindicato convocó a causa del sorpresivo despido de tres de los ocho dirigentes, que habrían incitado los ataques en las instalaciones de la empresa, durante la paralización por mejoras salariales que se realizó en diciembre de 2009. El conflicto se resolvió el pasado jueves 25, con intermediación del Ministerio de Trabajo.

San Jacinto fue otra agroindustrial que tuvo problemas laborales a inicios del 2009, por el pago de remuneraciones, horas extras pendientes de pago y reposición de trabajadores despedidos. En septiembre de ese mismo año fue adquirida por el Grupo Gloria, cuya inversión en la empresa trajo mejoras de producción y calmó las huelgas.

“Si bien encontramos una empresa que tenía bastantes problemas laborales, logramos suscribir un convenio colectivo. Se aumentó el sueldo de los trabajadores en S/.76, y el pago de las remuneraciones es puntual”, destacó Fabricio Benavides Superintendente de RRHH de San Jacinto.

El Secretario General del Sindicato de Trabajadores de San Jacinto, Ladislao Moreno, reconoce que actualmente tienen mejoras salariales, pero que están a la expectativa de la solución de otros problemas que aún no se resuelven, por ejemplo las deudas bancarias que tienen los trabajadores por culpa de la anterior administración.

“Los trabajadores gestionamos préstamos de un banco y la empresa se comprometió a pagarlos descontando de nuestro sueldo. Resulta que la empresa nos descontaba de la planilla pero no le pagaba al banco. Aún no podemos decir que estamos contentos, hay trabajadores que no pueden sacar préstamos porque sus nombres figuran en Infocorp”, asegura Moreno.

Consultado sobre las causas de los conflictos laborales relacionados con el sector agrario, Otto Vargas de la Dirección de Negociaciones Colectivas del Gobierno Regional de La Libertad, señaló la falta de comunicación de la empresa hacia sus trabajadores cuando se les hace trabajar horas extras. También indicó que los obreros desconocen las diferencias entre las normas del régimen laboral general y el agrario.

“En el régimen normal el trabajador tiene su CTS (Compensación por tiempo de servicios) y gratificaciones en diciembre y en julio. En el agrario están incluidos en la remuneración diaria. Un trabajador agrario cobra un mínimo de S/. 21, 60”, indicó.
El tercer caso se centra en la Agroindustrial Andahuasi y la disputa entre los dos grupos mayoritarios de accionistas por obtener el control de la empresa. Wong y Bustamante.

Desde el 2009, la producción de las 7,200 hectáreas del complejo azucarero, se han paralizado estimando una pérdida de más de S/. 15 millones. El grupo Wong, que actualmente posee el 48% de las acciones está a la espera que la Comisión Nacional Supervisora de Empresas y Valores (CONASEV) levante su intervención (que se dio debido a la compra irregular de acciones por parte de ambos grupos económicos) y convoque a una nueva junta de accionistas que le permita llegar al directorio de Andahuasi, que aún es controlado por la familia Bustamante.

EL DATO

Estadísticas

  • En el 2009, Agroindustrial Casa Grande se afianzó en el primer lugar de las azucareras exportadoras, con ventas superiores a los US$ 28 millones, seguida muy de lejos por Cartavio, con US$ 4 millones 235 mil. 
  • El principal factor de crecimiento: EE.UU. que incrementó en 97% sus importaciones de azúcar peruana, comprando un total de US$ 16 millones 807 mil.

 

Por: María Cervantes