27 enero 2022 | 09:00 am Por: Redacción

Necesitan sistemas de alta eficiencia, bien calibrados y contar con un programa de riego

Cítricos: Tres claves para lograr un riego óptimo

Cítricos: Tres claves para lograr un riego óptimo
Un riego óptimo favorece el crecimiento y desarrollo vegetativo del cultivo, así también reduce la caída fisiológica de frutos y mejora el tamaño final de los frutos.

(Agraria.pe) Los cítricos son especies con una baja huella hídrica, pero al mismo tiempo son muy dependientes del manejo de riego, que incide directamente en su rendimiento y calidad.

En este sentido, es muy importante realizar una adecuada gestión del riego para entregar el agua en forma eficiente y oportuna. Para lograrlo, se necesitan sistemas de alta eficiencia, bien calibrados y contar con un programa de riego. Por ese motivo, Rodrigo Tissera, cofundador de Kilimo, agrotech especializada en el manejo de cultivos bajo riego, brinda información clave para calcular e implementar correctamente un programa de riego para cítricos.

Cantidad del uso de agua: Los frutales, en general, tienen consumos de agua parecidos; es necesario conocer las necesidades hídricas de cada cultivo. Para los cítricos se estima un consumo de entre 7.500 y 12.000 m3 por hectárea al año, con una producción promedio de entre 30 y 45 toneladas por hectárea (dato que puede variar según cada frutal). Considerar que cualquier falta de agua durante el desarrollo del fruto disminuye rendimientos, calibre y contenido de jugo de la fruta.

Huella hídrica: Los cítricos tienen una huella hídrica menor que otros frutales. Hay estudios que muestran que mientras mandarinos, limoneros y naranjos tienen una huella de entre 200 y 400 litros por kilo en promedio, los paltos y cerezos se ubican en el orden de los 1.000 litros por kilo y los almendros alcanzan los 1.800 l/kg promedio.

Calcular el tiempo y frecuencia de riego: Para estimar el tiempo de riego es necesario contar con la demanda bruta y la intensidad de precipitación del sistema del cultivo. En el caso de que no se riegue todos los días, es preciso contemplar la capacidad de retención del suelo, en el cual se almacenan agua, nutrientes y oxígeno. De la misma manera, para hallar la frecuencia de riego hay que considerar el agua fácilmente aprovechable y el consumo de agua que tiene el cultivo.

“La caída de frutos se acentúa por el estrés hídrico, por lo que es importante un buen programa de riego. Uno óptimo favorece el crecimiento y desarrollo vegetativo, y la floración en condiciones áridas, así también reduce la caída fisiológica de frutos y mejora la calidad de los mismos”, comentó el cofundador de Kilimo.

 

 

Etiquetas: citricos
Más de: Producción