08 septiembre 2020 | 09:07 am Por: José Carlos León Carrasco

Señaló la gerente de Comex Perú, Jessica Luna

“Ya el sector textil ha sido afectado seriamente por la moratoria y no hemos aprendido nada”

“Ya el sector textil ha sido afectado seriamente por la moratoria y no hemos aprendido nada”
Si bien no podemos importar o producir semillas transgénicas, en el Perú consumimos muchos productos fabricados con insumos transgénicos como el maíz y la soya. También accedemos a la biotecnología en el sector salud como en el caso de vacunas, medicinas y tratamientos.

(Agraria.pe) En 2021 se vence la moratoria de 10 años al ingreso y producción de organismos vivos modificados (OVM), en nuestro país. Hace unos días la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos del Congreso de la República aprobó una extensión de dicha moratoria, la cual deberá debatirse en el Pleno.

Al respecto, la gerente general de la Sociedad de Comercio Exterior del Perú (Comex Perú), Jéssica Luna Cárdenas, consideró que se debió convocar a la comunidad científica y académica, y generar un debate amplio y responsable.

“Un país de espaldas a la ciencia y a la tecnología pierde enormes oportunidades. La ampliación de la moratoria quitaría la oportunidad a los pequeños agricultores de acceder a semillas mejoradas con altos rendimientos en campo y mejor adaptación climática, e incluso con mayor resistencia a plagas y enfermedades, lo que devendría en menores costos, lo que mejoraría sus ingresos”, sostuvo.

Agregó que la biotecnología genera beneficios para la seguridad alimentaria, ya que permite ampliar la oferta de alimentos en el mercado. “En países como el Perú, con problemas serios de pobreza, negar la posibilidad de producir más alimentos en menores espacios de tierra, lo que conllevaría a menores precios, es inaceptable”.

Jessica Luna indicó que el sector textil ha sido afectado seriamente por la moratoria y no se ha aprendido nada. “Perdimos competitividad en la producción de algodón cuando este era uno de los mejores del mundo. La biotecnología desarrolló semillas con mejor calidad, mayor rendimiento y menores costos. Al no poder acceder nuestro país a ellas, dejamos de lado una gran oportunidad y hoy la oferta productiva de algodón se ha reducido considerablemente, lo que afecta a miles de familias rurales”.

Señaló que la India, con esta semilla mejorada, se convirtió en el segundo productor de algodón en el mundo, y nosotros actualmente importamos hilados de dicho país para nuestros textiles y confecciones.

“Existe un doble discurso. Si bien no podemos importar o producir semillas transgénicas, en el Perú consumimos muchos productos fabricados con insumos transgénicos como el maíz y la soya, por ejemplo. También accedemos a la biotecnología en el sector salud como en el caso de vacunas, medicinas y tratamientos”, manifestó.

“Nuestro país no debe estar de espaldas a la ciencia. Biodiversidad, biotecnología, agricultura familiar y orgánica pueden coexistir. No podemos permitir que se siga privando de herramientas a los agricultores para hacer el sector rural más competitivo y mejorar la calidad de vida de sus familias”, finalizó

 

Etiquetas: Comex