20 agosto 2020 | 09:33 am Por: Edwin Ramos

Sostuvo Fernando Cillóniz, presidente de Inform@cción

“Sierra Azul lo único que hace es malgastar cientos de millones”

“Sierra Azul lo único que hace es malgastar cientos de millones”
El analista consideró que el programa del Minagri pierde muchos recursos en estudios, análisis y consultorías, sin desarrollar suficientes reservorios.

(Agraria.pe) El rol del sector privado ha sido fundamental para el auge de la agroindustria peruana, pero el Estado no siempre está a la altura. Fernando Cillóniz, presidente de Inform@cción, resaltó por ello que son las entidades fuera del sector público las que han tenido un gran protagonismo en la promoción de oportunidades en infraestructura, nuevos cultivos, y han alertado sobre temas como la sobreproducción.

“La agricultura peruana ha crecido mucho, y la ganadería y la avicultura también, entonces creo que estamos en la senda correcta”, dijo. Sin embargo, su enfoque fue más crítico con respecto al rol del Estado, el cual considera que pone muchas trabas de índole burocrática. En este punto, señaló especialmente a las deficiencias de un programa emblemático del Ministerio de Agricultura y Riego como Sierra Azul.

“Yo critico mucho el programa Sierra Azul que es conceptualmente muy interesante para hacer siembra y cosecha de agua, pero no hace nada. En el fondo lo único que hace es malgastar millones…cientos de millones en estudios, análisis, consultorías y muy poco en reservorios. En ese sentido sí me parece criticable el rol del Estado”, comentó.

Justamente en el ámbito de la preocupación por las reservas hídricas para la agricultura, Cillóniz aclaró que su idea de aprovechar el agua de lluvia no implica secar ríos, lagos y bofedales, sino tomar parte de las precipitaciones en época de lluvia que se pierde en el mar sin uso. “El mar no puede quedarse sin agua dulce. Hay que aprovechar parte de las abundantes aguas de lluvia sin secar los ríos; que el mar siga ganando y la tierra tenga más agua en los estiajes”, refrendó.

Agregó que una tarea pendiente es dejar de intoxicar el mar y los ríos, como sucede con el Rímac, que está afectado por los desagües de las ciudades, algo que exige que Sedapal invierta gran cantidad de recursos en el proceso de potabilizarla y que circule entre la población de forma inocua.

 

Etiquetas: fernando cilloniz