13 octubre 2020 | 08:51 am Por: José Carlos León Carrasco

Se estima que volumen aumentaría entre 10% y 15%

Provid: “Se espera un incremento importante en la producción y exportación de uva de mesa para la presente campaña”

Provid: “Se espera un incremento importante en la producción y exportación de uva de mesa para la presente campaña”
Las nuevas variedades de uva instaladas en el Perú (alrededor de 50), algunas más tempraneras y otras más tardías, generan que se extienda el periodo de campaña, ocasionando cruces con la oferta de Estados Unidos y Chile.

(Agraria.pe) Para la campaña de uva de mesa de Perú (2020/2021), que ya inició, se espera un incremento importante en la producción y exportación, entre 10% y 15%, debido a las nuevas variedades que cada año ingresan a producir, tanto en el norte como en el sur del país.

Así lo indicó el gerente general de la Asociación de Productores de Uva de Mesa del Perú (Provid), Carlos Zamorano Macchiavello, quien señaló que nuestro país exporta alrededor de 50 variedades de uva.

Detalló que habrá crecimiento en la producción de uvas blancas sin semillas, negras sin semillas, rojas sin semillas, etc.; por lo que se verá hasta qué punto se reduce el porcentaje de participación de Red Globe, que sigue siendo una variedad muy importante. Del volumen total de uva de mesa exportado en la campaña 2019/2020, el 37% correspondió a Red Globe.

“He recibido llamadas de España interesados en Red Globe y están preocupados por la disminución de las áreas de dicha variedad en nuestro país. La Red Globe de primera categoría (buen tamaño, color y grados brix) es una uva que tiene alta demanda. No solo en Asia se destina esta variedad, sino también en Europa”, sostuvo.

Indicó que a inicios de la campaña pasada (2019/2020), Perú tenía poco más de 20 mil hectáreas de uva de mesa para exportación y para la presente campaña se tenía una primera proyección de un crecimiento de 3.5%; sin embargo, dijo que ese porcentaje no revela demasiado ya que la mayor parte no se debería a nuevas áreas sino a recambio varietal (nuevas variedades más productivas que las tradicionales).

Zamorano destacó que de las nuevas variedades de uva de mesa, algunas son tempraneras y otras más tardías, lo que genera que se extienda la campaña peruana. “Lo que se ve de manera clara es que se están borrando las ventanas comerciales. La oferta de uva peruana se choca con la oferta de Estados Unidos, Chile y de todo el mundo, lo que provoca que el precio disminuya por la mayor oferta”.

Agregó que, si la producción de todos los países sigue creciendo, el sector se hace más competitivo y se complican más los mercados destinos, ya que se ajustan los márgenes por lo que cada vez es más necesario contar con un producto de calidad, llegar en muy buenas condiciones al país destino y con menor precio.

Sobre los países destinos para la actual campaña, dijo que no van a variar mucho, por lo que Estados Unidos se mantendrá como el mayor mercado, luego viene una pugna entre Europa y China. Estos tres destinos concentran entre el 70% y 80% de la uva de mesa exportada por Perú.

Nuevos mercados y certificación
Sobre los nuevos mercados a donde podría llegar la uva peruana, el gerente general de Provid, indicó que siguen esperando el permiso de Japón, país donde se han hecho todos los trámites requeridos sobre el tema fitosanitario y sin embargo no hay una respuesta, por lo que pidió el apoyo político para destrabar inconvenientes.

En el caso de Argentina y Chile también se cumplieron con todos los requisitos y en Ecuador hay un tema pendiente. Además, se le ha pedido al Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa) para que inicie los procedimientos con Filipinas, mercado interesante por su numero de población y el nivel de consumo que tiene. “Tenemos en mente cerrar Japón, Argentina, Chile, Ecuador y empezar a abrir Filipinas”.

Otro tema importante en la actual campaña es que debido a la restricción de los vuelos internacionales (por Covid-19), inspectores de la autoridad sanitaria de Corea del Sur no podrán llegar a Perú para certificar los campos de cultivo y packing de uva de mesa, por lo que han delegado dicha función al Senasa.

“Se trata de una delegación excepcional por la emergencia sanitaria. Corea del Sur ha delegado esta función de manera muy tímida, por un mes y cada mes le irá renovando dicha delegación. Esta renovación dependerá de dos aspectos: como se desarrolla el Covid-19, es decir que si las cosas mejoran ellos enviarán a sus inspectores de la autoridad sanitara; lo otro es cómo llegan las cargas al destino, si hay rechazos en destino se podría complicar la delegación” explicó.

En ese sentido, dijo que Senasa y Provid vienen desarrollando un trabajo conjunto. El gremio de uva de mesa seguirá encargándose de todo el proceso para generar la inscripción de los exportadores (sean o no miembros de Provid), además se encargará de hacer preinspecciones en campo para ayudar al Senasa.

“De acuerdo a los lineamientos de este año, inspectores de Provid irán a los campos de cultivo de las empresas, harán la inspección, darán recomendaciones y realizarán un informe que será entregado a la empresa y al Senasa para que tenga mayor cuidado y revisen detalladamente cada campo cuando le toque a la autoridad sanitaria realizar la inspección, de esa manera evitar que lleguen plagas a los mercados destinos”, comentó.

“El hecho que Corea del Sur haya delegado esta inspección al Senasa significará que ellos harán inspecciones muy estrictas en destino. Antes los inspectores coreanos estaban acá, inspeccionaba acá, ponían su firma y la fruta pasaba en Corea. Ahora hay inspección de Senasa acá e inspección en destino”, finalizó.

 

Etiquetas: uva , exportaciones