23 octubre 2020 | 09:55 am Por: Agraria.pe Redacción

Cofide solo ha asignado a Cajas, Cooperativas y Empresas Financieras S/ 40.9 millones, de un total de S/ 2.000 millones del FAE Agro.

Propuestas para la Agricultura Familiar

Propuestas para la Agricultura Familiar
Prodigio Perú plantea la articulación de la Agricultura Familiar a los mercados, impulsando líneas de trabajo que involucren a los productores privados, los asociados, las cooperativas y el Estado, a través del ministerio de Agricultura y el sistema financiero; acelerar los procesos de titulación de predios; utilizar fondos de las AFP para crear líneas de crédito a largo plazo (10 a 15 años) destinados al sector forestal con aval del Estado respaldado por las garantías del inversionista; entre otros.

Por: Efraín Gómez Pereira, periodista especialista en el sector agrario

(Agraria.pe) El Banco de Desarrollo del Perú (Cofide), subastó un segundo paquete de S/ 20.9 millones, del Fondo de Apoyo Empresarial al sector Agro (FAE-Agro), destinado a financiar la campaña agrícola 2020-2021, a productores de la agricultura familiar afectados por la emergencia sanitaria, con lo que llega a S/ 40.9 millones la suma asignada a Cajas, Cooperativas y Empresas Financieras, de un total de S/ 2.000 millones.

La tasa de interés ponderada para los clientes se determinó en 9.86%, en comparación a la primera subasta que fue de 6.25%, por S/ 20 millones.

Frente a esta realidad, que evidencia el poco o nulo interés del Estado por el sector agropecuario de pequeña escala, que en plena emergencia nunca dejó de abastecer las mesas peruanas, el programa Reactiva Perú, en su segunda etapa, destinada a la reactivación de la gran empresa, ha colocado S/ 25.000 millones a una tasa de interés promedio de 3.84%. Hay que recordar que Reactiva Perú I, colocó S/ 30.000 millones, a 1.73% de tasa de interés.

La diferencia es brutal y la comparación odiosa, pero así se trata a la agricultura, que aporta el 6% del PBI, que genera empleo rural, que asegura paz social, que abastece el 70% de los alimentos que los peruanos consumimos, que garantiza la seguridad alimentaria, entre otros beneficios.

Ante esta realidad, que describe un drama de nunca acabar, surgen voces y propuestas desde el sector privado que promueven acciones e iniciativas que valoran la real importancia de la agricultura familiar.

La organización Prodigio Perú, acaba de presentar su plataforma “Agricultura Familiar como eje del sector” que incluye medidas técnicas y decisiones políticas que deben ser adoptadas para salvar la crisis y evitar que la campaña agrícola fracase y el próximo año haya escasez de alimentos.

Richard Hale García, presidente de Prodigio Perú, sostuvo que la agricultura familiar es la que ha sufrido los mayores daños en la emergencia causada por la pandemia.

Señaló que los programas implementados por el gobierno para asistir a este sector que involucra a más de 2 millones de familias productoras, no han logrado resultados favorables y la campaña agrícola vigente corre el riesgo de ser un desastre, con lo que se avizora un próximo año muy difícil.

Plantean la articulación de la Agricultura Familiar a los mercados, impulsando líneas de trabajo que involucren a los productores privados, los asociados, las cooperativas y el Estado, a través del ministerio de Agricultura y el sistema financiero.

Para ello, es necesario realizar una evaluación inmediata de los daños de la emergencia en este sector productivo, para promover acciones conjuntas que deben estar soportadas en un programa de financiamiento serio, urgente e innovador que atienda por igual a todos los productores, pequeños y medianos, sin discriminaciones.

Promover la participación de la banca privada, a través de fondos de cobertura con recursos de Agro Perú, que permitan ampliar la cobertura de atención a productores, hasta por 70 u 80 % del crédito, incluyendo asistencia técnica y tasas preferenciales; y de esa manera, atender a 800 mil productores que en la actualidad no tienen acceso al sistema financiero y que se nutren de comerciantes, intermediarios y agiotistas, con elevadas tasas de interés.

Los créditos deberán contar con un seguro agrícola comercial obligatorio, destinado a proteger la inversión del productor, con participación del Estado que cubrirá al menos el 60% del costo del seguro.

Plantea asimismo, acelerar los procesos de titulación de predios, registrando los certificados de posesión que estén libres de litigio y así incorporarlos al sistema financiero como sujetos de crédito.

También utilizar fondos de las AFP para crear líneas de crédito a largo plazo (10 a 15 años) destinados al sector forestal con aval del Estado respaldado por las garantías del inversionista.

Fortalecer la Banca de desarrollo como agente difusor de conocimientos a la banca comercial, créditos que capitalicen al pequeño productor y fondos de multinacionales fuera de balance a la banca para proyectos de desarrollo agrario, es otra propuesta de Prodigio Perú. (www.prodigioperu.org)