24 septiembre 2015 | 09:47 am Por: José Carlos León Carrasco

Señaló el director ejecutivo de Cultivida, Manuel Arturo Cueva

PREVENCIÓN Y MONITOREO SON CLAVES PARA EVITAR PROLIFERACIÓN DE PLAGAS

PREVENCIÓN Y MONITOREO SON CLAVES PARA EVITAR PROLIFERACIÓN DE PLAGAS

Productores  deben monitorear sus campos dos veces a la semana para detectar tempranamente la aparición de plagas y en la etapa de intervención determinarán que tipo de control (cultural, biológico o químico) realizará.

(Agraria.pe) La prevención y el monitoreo de campo son la clave para evitar la proliferación de plagas y enfermedades en las áreas de cultivo, sobre todo ante la presencia del fenómeno El Niño, señaló el director ejecutivo de Cultivida, Manuel Arturo Cueva.

“Si no detectan en el momento oportuno las plagas van alcanzar niveles muy altos porque en el fenómeno El Niño al aumentar la temperatura se van a reducir los ciclos de vida por tanto habrán mas plagas que en un año normal”, comentó.

En ese sentido, dijo que en la etapa de prevención, recomienda al productor seleccionar las mejores variedades de semillas para las condiciones locales; emplear practicas de rotación, irrigación y labranza; proteger a  los insectos benéficos; utilizar semillas tratadas cuando sea necesario.

Además dijo que el agricultor no debe  abusar del abonamiento nitrogenado porque sino la planta se tropicaliza, es decir crecerá de tamaño pero disminuirá su rendimiento productivo, en su lugar recomentó aumentar el abonamiento a base de Potasio que hace que los tejidos vegetales se endurezcan y por tanto resisten más a los ataques de las plagas.

En la etapa de monitoreo, indicó que se debe revisar el campo de cultivo dos veces a la semana para saber cuando empieza aparecer las plagas, malezas o enfermedades. En esta etapa se debe determinar el momento más acertado para intervenir con un control de plagas.

El director ejecutivo de Cultivida, destacó que la última etapa es la de intervención, donde el agricultor debe conocer las distintas alternativas de control que existen como son el cultural, biológico y químico. 

“En esta fase el productor deberá solicitar asesoría técnica a especialistas sean  proveedores de plaguicidas, al Gobierno  (Senasa, Inia) o universidades para decidir el método de control más adecuado que asegure protección al cultivo, su rentabilidad y  su sostenibilidad, así como la forma correcta de ejecutarlo”, manifestó Cueva.

Etiquetas: plaguicidas