19 octubre 2017 | 09:48 am Por: Edwin Ramos

Señaló Pio Choque, vocero del gremio

Precios bajos y falta de oportunidades para exportar su producción afectan a 30 mil cultivadores de quinua orgánica del interior

Precios bajos y falta de oportunidades para exportar su producción afectan a 30 mil  cultivadores de quinua orgánica del interior

A pesar de estar en camino ya una nueva campaña, productores aún cuentan con existencias de las dos anteriores sin colocar en los mercados, lo que está desincentivando al sector. También los afecta el bajo rendimiento por hectárea.

(Agraria.pe) El presente de los productores de quinua orgánica del interior del país luce complicado a causa de los precios bajos y el sobrestock. De hecho, si bien está en marcha la siembra de la nueva campaña, existe aún producción de los periodos 2015-2016 y 2016-2017 que no ha logrado colocarse en los mercados, lo que está desincentivando al sector.

Así lo informó Pio Choque Apaza, presidente de la Asociación Nacional de Productores y Agroindustriales Rurales de Quinua y Granos Andinos del Perú, quien reveló que en Puno prácticamente solo se trabaja con acopiadores que pagan precios muy bajos por el grano a pesar de su gran calidad y pureza (de S/ 30 a S/ 35). 

“Este precio no cubre nuestros costos de producción. Para lograr quinua de buena calidad necesitamos muchas herramientas y buenas prácticas en épocas de siembra,   manejar bien la limpieza de impurezas, el abonamiento natural; además la producción orgánica natural es baja, de 800 a 1,200 kilos por hectárea. Ahora tenemos stock de dos campañas y necesitamos sincerar los precios. A nivel internacional la agroexportación mantiene los precios pero a los productores no llega ese plus”, informó. 

Detalló que en esta situación se encontrarían un aproximado de 30 mil productores organizados en cooperativas, asociaciones y comunidades campesinas, principalmente en regiones como Puno, Apurímac, Ayacucho, Huancavelica y Áncash, todas zonas altoandinas donde el cultivo de la quinua ha sido ancestral. 

Además, resaltó que las variedades del interior son superiores en calidad a la que se cultiva en la costa, que es la Salcedo INIA, por su sabor y textura. “Tenemos la Janjolla, Chevejo, Choclito… y estamos implementando en Puno el cultivo de la variedad Chullpi, que es la más rica de todas las variedades, bastante circular y de un sabor suave. Así esperamos diferenciarnos de la quinua de costa, con producción orgánica. Muchos tenemos certificación vigente y estamos aptos para exportar pero no hay compradores aún”, explicó Choque. 

Agregó que faltan plantas de procesamiento certificadas para completar la cadena, ya que si bien la producción puede estar certificada, sin esta implementación muchos mercados no les abren las puertas. 

Pidió además que las autoridades nacionales tengan más control sobre la quinua costeña, especialmente desde que Estados Unidos devolvió varios embarques peruanos por presentar rastros de pesticidas y agroquímicos, para que ese producto no se comercialice a nivel nacional y afecte la salud de los consumidores peruanos. 

Etiquetas: quinua