22 junio 2020 | 09:36 am Por: Agraria.pe Redacción

Resiliencia empresarial y climática

Las pequeñas y medianas empresas se encuentran entre las iniciativas más innovadoras en la construcción de resiliencia climática

Las pequeñas y medianas empresas se encuentran entre las iniciativas más innovadoras en la construcción de resiliencia climática
Para el 2030, el costo de hacer que los sectores empresariales vulnerables al clima sean resilientes puede ser de miles de millones de dólares al año. La agricultura y transporte ya ofrecen soluciones acordes con la preocupación climática.

(Agraria.pe) La mayoría de las personas reconoce que la crisis climática está sobre nosotros. Sin embargo, aún no se comprende cómo proteger a las empresas y las comunidades de los impactos del cambio climático.

El cambio climático está aumentando los riesgos e impactos en todo el mundo, particularmente en los países en vías de desarrollo donde hay menos capacidad de adaptación. Para 2030, los estudios sugieren que el costo de hacer que los sectores empresariales vulnerables al clima sean resilientes alcanzaría los miles de millones por año.

Afortunadamente, existe una creciente demanda del sector privado de productos y servicios para ayudar a varias partes interesadas a gestionar mejor su exposición a los riesgos climáticos. Esta demanda es una oportunidad para todas las empresas, no solo para desarrollar resiliencia al riesgo climático, sino también para acelerar la recuperación después de la pandemia.

La demanda de soluciones climáticas por parte de las empresas está creciendo
El riesgo climático está impulsando una gran y creciente demanda de soluciones climáticas privadas. Mientras se están llevando a cabo acciones relevantes, no está claro cuánto o si será suficiente para evitar pérdidas económicas significativas.

El sector privado ya está proporcionando muchas soluciones rentables de resiliencia climática que son prácticas y, en muchos casos, que ya existen en sectores como la agricultura y el transporte. Estas soluciones están ayudando a crear resiliencia para gestionar mejor los riesgos climáticos, como el pronóstico del tiempo, el control de inundaciones, las estrategias de riego y el diseño de infraestructura y servicios de reacondicionamiento.

Las soluciones privadas pueden aumentar la resiliencia y reducir los impactos de los riesgos climáticos para muchos tipos de activos y empresas, y a su vez fortalecer la respuesta global al cambio climático, al tiempo que generan oportunidades económicas y beneficios sociales.

Los inversores no necesitan esperar una estrategia global integral para comenzar a abordar los efectos del cambio climático: existen tecnologías y soluciones que están listas para la inversión y la ampliación.

La resiliencia climática requiere que los mercados adopten una perspectiva más amplia y prospectiva para todo el sistema. La adaptación efectiva a largo plazo al cambio climático requerirá una amplia participación de las partes interesadas, mayores niveles de experiencia y priorización de productos y soluciones de resiliencia comprobada para facilitar la inversión y avanzar más allá de la adaptación basada en proyectos hacia un enfoque sistémico más integrado.

Se necesitarán estrategias radicales para transformar los sistemas económicos clave para ser más resilientes y productivos frente a un clima cambiante.

Una nueva evaluación arroja luces sobre los riesgos e incertidumbres para proteger a las empresas y las comunidades
Una evaluación de Mercados Privados para la Resiliencia Climática (PMCR), financiada por el BID y el Fondo Nórdico de Desarrollo (NDF), analiza cómo el sector privado está abordando el riesgo climático en los sectores de la agricultura y el transporte en los siguientes seis países en vías de desarrollo: Colombia, Sudáfrica, Filipinas, Nicaragua, Kenia y Vietnam.

El estudio proporciona una visión general del mercado privado y la innovación en la resiliencia climática, identifica oportunidades, destaca las debilidades que inhiben una respuesta del mercado y examina el papel de la política.

El (PMCR) es un esfuerzo pionero y la primera iniciativa de las instituciones de desarrollo para comprender mejor las soluciones de resiliencia climática proporcionadas por el sector privado. Examina las mejores prácticas y oportunidades actuales relacionadas con la resiliencia climática, mediante la identificación de líderes que están dando forma a los mercados nacionales, destacando productos, servicios, herramientas y procesos. El estudio encontró que las empresas más pequeñas, incluidas algunas microempresas, se encuentran entre las empresas más innovadoras en materia de resiliencia climática.

La resiliencia es específica al lugar, el tiempo y el actor
Las acciones de resiliencia dependen del tipo de riesgo y vulnerabilidades vinculadas a las condiciones climáticas locales que se abordan. El contexto político, las estructuras de mercado existentes, la geografía y las condiciones ambientales, la capacidad institucional, las condiciones socioeconómicas y los requisitos de regulación también son clave.

Los beneficios de adaptación se reducen a buenas prácticas, pero, sin una comprensión clara de los factores de vulnerabilidad, los entornos geográficos, incluidos los riesgos climáticos y el contexto local, incluso las buenas prácticas conocidas pueden conducir a una mala adaptación.

Muchas empresas que brindan servicios de resiliencia suelen ser pequeñas y medianas empresas. En los países y sectores bajo investigación, el estudio encuentra una falta general de conocimiento sobre el caso de negocios para la resiliencia, combinado con el costo relativamente alto de hacer negocios para compañías más pequeñas.

Construyendo mercados privados para la resiliencia climática
Para prosperar, los mercados sostenibles necesitan más que solo compradores y vendedores dispuestos. También dependen de servicios públicos relevantes, incluido el acceso a información confiable para promover cambios de comportamiento, así como políticas favorables, que permitan condiciones de mercado, confianza y supervisión.

Se necesitan políticas sólidas para incentivar al sector privado a adoptar e invertir en la continuidad del negocio a largo plazo, en lugar de centrarse en la protección climática a corto plazo de las operaciones y tratar la resiliencia como un costo adicional.

Estos mercados también necesitan acceso a los flujos de inversión de capital para ampliar las tecnologías y servicios prometedores. En consecuencia, el sector financiero también tiene un papel clave que desempeñar en el suministro de capital de inversión, seguros asequibles, crédito y otros productos financieros combinados.

Muchas de las barreras a la expansión del mercado que identificamos no eran específicas del clima, sino más bien un reflejo general de las condiciones locales. Los ejemplos típicos son la falta de incentivos gubernamentales para la innovación empresarial, las pesadas regulaciones e impuestos, y la incapacidad de los jugadores más pequeños y las nuevas empresas para acceder al capital o al buen crédito.

A su vez, el cambio climático puede exacerbar aún más estas barreras para los pequeños productores y las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES).

La crisis climática y la pandemia ponen de relieve nuestra vulnerabilidad común y la distribución desigual de las capacidades y los recursos disponibles para crear resiliencia frente a estas amenazas. Por lo tanto, desarrollar una mayor resiliencia climática es una necesidad ya que los riesgos climáticos se están acelerando.

Existen innumerables oportunidades comerciales y de inversión presentadas por la necesidad de que los compradores manejen mejor los riesgos climáticos que amenazan la propiedad y los activos, las cadenas de valor, las personas, los asentamientos y los ecosistemas naturales. Este informe muestra que acabamos de empezar a desbloquear la innovación privada en tecnologías, productos y servicios resilientes al clima en los mercados emergentes y en desarrollo. 

Fuente: Blog Hablemos de Sostenibilidad y Cambio Climático del BID

 

Etiquetas: Mype