02 abril 2020 | 08:48 am Por: Edwin Ramos

Reporte del Centro para la Promoción de Importaciones de Países en Desarrollo-CBI

Europa, un competitivo mercado para la exportación de limones

Europa, un competitivo mercado para la exportación de limones
España es el gran dominador en la provisión de limón en el Viejo Continente, pero algunos bajones en su producción abren la puerta de oportunidad para productores de otras regones. Alemania, Países Bajos, Francia, Reino Unido, Polonia e Italia son los destinos más atractivos.

(Agraria.pe) La demanda por limones frescos tiene poca flexibilidad, pero un consumo creciente y algunos déficits de los proveedores pueden crear oportunidades. El norte europeo muestra la mayor demanda de limones importados, aunque España suele ser el proveedor dominante (representa entre 75 a 80% del total de despachos). La mayoría de limones no europeos ingresa a Europa a través de Países Bajos.

Estos datos son provistos por el Centro para la Promoción de Importaciones de Países en Desarrollo-CBI en su reciente reporte dedicado al fruto. El documento refiere que en 2016 y 2018 las importaciones de limón en Europa superaron las expectativas. En la temporada 2015-2016, España sufrió una tremenda reducción en la producción de limón de 23% a causa de condiciones ambientales adversas en la etapa de floración. Esto ocasionó que la producción decreciera de 1.1 millones de toneladas a 0.85 millones de toneladas. La escasez llevó al limón a precios récord que fueron largamente compesados por productores fuera de Europa.

Si bien España se mantiene como productor dominante, en verano solo hay tres productores adicionales: Argentina, Sudáfrica y Turquía. Esta limitación en el número de países proveedores puso al limón en riesgo de fuertes fluctuaciones. Si uno de estos países es impactado por clima adverso o enfermedades del fruto, se espera que los precios se incrementen.

El CBI resalta que el uso del limones en los países productores como España e Italia es generalmente alto gracias a la industria de procesamiento, pero en países no productores más al norte, el consumo del producto en fresco está creciendo gradualmente también. Entre 2012 y 2017, el consumo en Europa Occidental creció en 27%.

Sin embargo, los comerciantes interesados deben ser cautelosos. “El crecimiento del consumo provee oportunidades para los exportadores; pero hay profunda preocupación por el crecimiento en la producción. Las áreas de producción tanto en el hemisferio norte como sur han crecido y hay más plantaciones en camino. El mercado del limón no tiene la flexibilidad de abosorver grandes volúmenes adicionales. Los limones son mayormente un producto culinario y no se comparan al consumo directo o como un fruto snack, que son más fáciles de promocionar”, apunta.

De hecho, el año 2019 mostró los primeros signos de una demanda saturada en Europa. En España, la producción alcanzó 1.3 millones de toneladas y parte de los cultivos entre octubre y marzo de limones Fino se mantendrán sin cosechar. Esto demuestra que a pesar de las oportunidades provistas por el crecimiento en el consumo, hay muchas posibilidades de que se enfrenten varios años de sobreproducción en los que el sector tenga que reasentarse.

¿Qué países ofrecen mejores oportunidades?
De acuerdo al CBI, los principales mercados de destino para los limones no europeos en el Viejo Continente son Alemania, Francia y Reino Unido. Polonia muestra un particular interés por los limones turcos, en tanto que Italia importa para complementar su propia producción.

Alemania: Es un mercado con una preferencia por los limones españoles, que son toda una referencia. El país germano es el mayor destino entre los países que no producen este fruto e importó 168.000 toneladas en 2018. De ese total, 120.000 toneladas provinieron de España. Sudáfrica es el mayor porveedor no europeo con 14.000 toneladas, con un notable crecimiento de 138% comparado con cinco años atrás. Argentina y Turquía complementan la provisión no europea. Es un buen destino también para limones orgánicos.

Países Bajos: Con su buena disposición logística para importar y distribuir, puede considerarse un hub clave o un país comerciante. Este país importa limones principalmente de países no europeos como Argentina (52.000 toneladas en 2018) y Sudáfrica (46.000 toneladas). Las importaciones de fuera del continente crecieron 90% desde 2014. Cuando los despachos de España decaen, Países Bajos importa grandes volúmenes no solo para su mercado doméstico sino para el resto de Europa. Estas importaciones se incrementan significativamente entre junio y septiembre.

Francia: Por su conección al área mediterránea, España e Italia son proveedores lógicos para Francia. Pero hay oportunidades para exportar a este destino desde fuera del contienente cuando los despachos regionales caen o se agotan. Francia, junto al Reino Unido, son los dos mercados más grandes. Francia importó 139.000 toneladas en 2018. La caída de envíos de España fue compensada por envíos de Argentina, Italia y Sudáfrica. Además, Francia es de los pocos países que importa limones de Israel. Al exportar al país galo, se espera que el producto tengan buen aroma y sabor. De hecho, el “Citron de Menton” francés está registrado con la Certificación de Indicación Geográfica.

Reino Unido: Es uno de los mercados de mayor consumo, hay muchas importaciones directas desde países productores con la perspectiva adicional de acudir a países no europeos a raíz del Brexit. En 2018, este país importó 120.000 toneladas de limón, casi todo se quedó para consumo. España fue responsable de casi la mitad de esos despachos, pero Reino Unido tiene un fuerte vínculo con Sudáfrica, que exportó 28.000 toneladas.

Polonia: Con 38 millones de consumidores, este país es el mayor consumidor en Europa Central. Proveedores que son competitivos en precio y tienen buena articulación para alcanzar este mercado están bien posicionados para desarrollar el comercio. Hoy, importa principalmente de España, Turquía y re-exporta de Países Bajos. En 2018 importó 120.000 toneladas. Los precios aquí suelen ser algo más bajos: las estadísticas muestran un valor de 1.08 euros por kilo frente a 1.53 euros en Alemania y 1.41 euros en Francia.

Italia: Es un gran importador que a la vez cuenta con producción propia que alcanza las 400.000 toneladas anuales. Los limones se consumen no solo en fresco o como ingrediente culinario sino como insumo para helados y limoncello. En 2018, importó 115.000 toneladas y solo exportó 47.000 toneladas, casi la mitad del volumen importado provino de España.

 

Etiquetas: limon