21 abril 2016 | 10:27 am Por: Edwin Ramos

Señaló José Fabián Zilch de Sagarpa México

EN ZONAS INFESTADAS POR EL HLB SE ESTÁ OPTANDO POR LA CONVIVENCIA CON LA ENFERMEDAD

EN ZONAS INFESTADAS POR EL HLB SE ESTÁ OPTANDO POR LA CONVIVENCIA CON LA ENFERMEDAD

Especialista en este mal que afecta a los cítricos comenta la experiencia internacional en el tratamiento y la importancia de la prevención para evitar que llegue al Perú.

(Agraria.pe) En el mundo, la enfermedad bacteriana del HLB o “Dragón Amarillo” es una de las más temidas por los citricultures. Sus efectos suelen ser devastadores y por ello en el Perú hay que mantener un estado permanente de alerta para evitar su ingreso y posible expansión como ya ha sucedido en otros países de América. Justamente, sobre esa experiencia es que habla para Agraria.pe José Fabián Zilch Rivadeneyra, especialista de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) de México. 

Una primera revelación que hace es que en muchas zonas citrícolas del continente como EE.UU, México y Brasil, ante el avance incontrolable del HLB se ha optado por la convivencia con la enfermedad en los cultivos. El especialista explica que en estos lugares aplicar medidas de erradicación ya no es posible porque de plano se eliminaría toda la infraestructura de las zonas de cultivo, por lo que se está planteando una convivencia basada en el manejo nutricional de las plantas y control de los insectos que propagan la enfermedad. 

“De lo que se trata con esta medida es de prolongar la vida productiva del árbol. Es cierto que un árbol infectado no va a producir igual que uno sano y poco a poco va a ir disminuyendo su rendimiento, pero al plantear un manejo nutricional el agricultor va aminorando el efecto del HLB y alarga la producción del cultivo, aunque es evidente que al final del día no va a ser igual de productivo”, comenta Zilch.

Desde su perspectiva, en Perú la industria citrícola está a tiempo de evitar daños pues se encuentra en fase de detección, sin presencia declarada de este mal que deforma los brotes, produce coloraciones anómalas en el fruto y puede matar al árbol, por lo que llamó la atención de las autoridades para contar con personal capacitado para la detección de síntomas, puesto que apenas haya noticia de su aparición se deben implementar actividades inmediatas de control y prevención. Una primera es la eliminación de la planta así como las pruebas de laboratorio, además del necesario control de ingreso de plantas no certificadas. 

“Un factor de riesgo para lugares como Perú, donde no hay presencia del HLB, es la movilización de plantas de otros lugares que entran al país de forma ilegal. El ingreso de plantas que cuenten con certificados de sanidad es una medida muy importante para evitar que se establezca la enfermedad y el control del vector”, apunta el vocero de Agarpa.  

Etiquetas: plaguicidas