26 agosto 2021 | 08:55 am Por: Edwin Ramos

Pidió Alejandro Fuentes, presidente de AGAP

Agroindustria necesita seguir incorporando a los pequeños productores con apoyo privado y del Gobierno

Agroindustria necesita seguir incorporando a los pequeños productores con apoyo privado y del Gobierno
Fuentes informó que se reunió con el presidente Castillo así como con el ministro Maita, quienes garantizaron que la ‘segunda reforma agraria’ no implica expropiaciones sino el desarrollo de la agricultura familiar.

(Agraria.pe) Ante la necesidad de sostener el ritmo de un sector clave como la agroindustria y sortear los vaivenes de la coyuntura social del país, Alejandro Fuentes, presidente del Gremio de Productores Agrarios del Perú (AGAP) resaltó la importancia de que el país siga mirando al exterior como un mercado potencial de 3.000 millones de personas para valorar sus alimentos de exportación.

En esa línea, el dirigente gremial reveló en entrevista con Exitosa que el viernes pasado se reunió, junto a representantes empresariales de otros sectores, con el presidente Pedro Castillo. Y luego, ya esta semana, sucedió lo mismo con Víctor Maita, ministro de Desarrollo Agrario y Riego, con quien se buscó aclarar los alcances de la denominada “segunda reforma agraria”.

“En ambos casos se nos ha aclarado que el nombre ‘segunda reforma agraria’ genera esos temores, pero claramente no va por ir contra la propiedad privada, sino por impulsar el desarrollo de la agricultura familiar. El nombre de ‘segunda reforma agraria’ viene más bien de la campaña de Verónika Mendoza que luego adoptó Perú Libre al pasar a la segunda vuelta”, explicó.

Integración de pequeños productores
Ya pensando en la necesaria integración de los pequeños productores del país en las cadenas exportadoras, Fuentes destacó que en muchos casos estos tienen las mejores tierras del Perú, con buen recurso hídrico y los mejores climas, pero carecen de tecnología, acceso a mercados y a capitales.

Otro aspecto que consideró clave es reconocer que ese sector muchas veces se dedica a cultivos como el maíz y el trigo, donde tienen poca posibilidad de competir contra países como Brasil, Argentina o Estados Unidos que cuentan con extensas llanuras para hacer economía de escala.

“Debemos dedicarnos a cultivos donde tenemos ventajas, ya está demostrado cuáles son. Hay oportunidades en nuevos cultivos, creo que juntos con los proyectos de irrigación Majes Siguas, Chavimochic III, Alto Piura y Chinecas tendríamos que aprovechas esas tierras en manos de pequeños agricultores […] pero no hubo un impulso integral, adecuado, existe mucha superposición entre programas del Midagri, programas de otros ministerios, que al final no terminan de dar la solución articulada e integral que se requiere. Y ha faltado del empresario una mayor dedicación a esta integración que ya se viene dando”, observó.

Ejemplos de este fenómeno, dijo, ya se encuentran en cultivos como el kion, banano orgánico, mango, quinua, café, donde ya participan grandes cantidades de pequeños productores.  Pero un aspecto clave para que esta apuesta crezca es entender que se encuentran por lo general en cultivos rotativos, cuando la agroexportación generalmente requiere cultivos fijos, por lo que cambiar de sistema implica un sacrificio importante que significa muchas veces esperar de dos a tres años antes de empezar a producir y quedarse sin ingresos. Es un punto que requiere apoyo.

Otro ámbito es el conocimiento, ya que un agricultor no sabe necesariamente de todos los cultivos, por lo que se necesita del apoyo de la empresa privada y el Midagri para hacer el tránsito a estos cultivos más rentables que son los que les permitirán salir de la pobreza.

“Esto ya viene sucediendo en la quebrada de Yauca, de Otoca, la entrada de Palpa en Ica, hacia Ayacucho, con la quebrada que es 90% palta Hass. Hace 10 años era 50% alfalfa, 20% maíz, 30% palta. Esa transformación se ha dado con la iniciativa de algunos gobiernos distritales, el esfuerzo de los pequeños productores y el apoyo del Midagri. Ojalá ejemplos como estos hubiera miles”, agregó.

Alejandro Fuentes destacó en este marco que ya el Perú está en el puesto 12 a nivel mundial como exportador de frutas y hortalizas frescas, cuando hace 10 años estaba en el puesto 35. Existe entonces ahora una masa crítica y conocimiento de cómo exportar, así como el conocimiento técnico agronómico para manejar los cultivos de manera eficiente y productiva, lo que requiere incentivos adecuados para seguir prosperando como lo hizo con la derogada Ley de Promoción Agraria.

Finalmente, estimó que las agroexportaciones, que se han manejado anualmente en un rango de US$ 7.700 millones tendrán un efecto adverso en la ganancia este año por el incremento importante en costos de fertilizantes y agroquímicos, pero aún así los cultivos son viables y deben ser impulsados porque son grandes generadores de empleo formal.

 

Etiquetas: Agap