25 agosto 2010 | 03:56 pm Por: Arturo Córdova apellido

Entrevista con Dib Nunes Jr, director de IDEA

“PERÚ EN EL CORTO PLAZO PUEDE SER PRODUCTOR, CONSUMIDOR Y EXPORTADOR DE ETANOL”

“PERÚ EN EL CORTO PLAZO PUEDE SER PRODUCTOR, CONSUMIDOR Y EXPORTADOR DE ETANOL”

El experto explica cómo y en qué consiste la oportunidad ambiental y de desarrollo de este negocio en nuestro país. Esta tarde se presenta en la Sociedad Nacional de Industrias en el Forum “Sembrando Energía”. 

 

Por: Manuela Zurita 

 

Lima, 25 Agosto (Agraria.pe) Perú tiene un enorme potencial para convertirse en un país productor y exportador de etanol elaborado a partir de caña de azúcar, afirmó el especialista brasileño y director del Instituto de Desenvolvimiento Agroindustrial (IDEA) Dib Nunes Jr.   

 

Nunes, que trabaja como investigador y consultor en el sector de la caña de azúcar hace 35 años, visita Lima para participar del Forum “Sembrando Energía”, donde disertará sobre los 30 años del etanol en Brasil, el mayor productor del etanol de caña del mundo. 

 

“Perú en poco tiempo puede transformarse en un gran país productor, consumidor y exportador de etanol”, sostuvo el experto en conversación con Agraria.pe. 

 

Explicó que esta posibilidad está ligada a su perímetro costero y a la disponibilidad de grandes extensiones de tierras para el cultivo de caña en sus desiertos. Estimó que “no va a pasar mucho tiempo antes de que Perú reciba capital extranjero para producción de etanol y energía eléctrica a partir de su bagazo”.   

 

No obstante, advirtió que el tiempo en que se vuelva realidad su afirmación dependerá de los incentivos del Gobierno y de empresas particulares. “El Gobierno tiene que establecer una legislación fuerte, que garantice a los productores el mercado creciente y la comercialización. Además, un programa de mezcla con gasolina y el lanzamiento de un programa de coches que funcionen con tecnologías flex”, sugirió. “Esta sería la gran actitud que el Gobierno puede tomar”, enfatizó. 

 

Explicó que la tecnología flex se utiliza para la fusión y conversión del combustible (fósil y renovable) en los motores de vehículos. En Brasil un 35% de los coches la emplean y se proyecta que en 2020, un 88% cuente con ella, según informó el experto. 

 

Tres oportunidades para Perú

 

Para al experto, Perú reúne las condiciones climáticas necesarias para entrar con fuerza al negocio del etanol de caña de azúcar. No sólo porque este cultivo es posible entre los 15 º de Latitud Norte y 25º de Latitud Sur (y Perú se encuentra entre esos límites) también, porque cuenta con extensiones de territorio en sus desiertos.

 

“Si hay agua disponible, tierra y temperatura se puede sembrar”, dijo y detalló que la caña crece entre mínimas nocturnas de 16 Cº y máximas de 36 Cº. 

 

Por otro lado, agregó que el clima de Perú, sumado al riego tecnificado, permitiría obtener hasta 200 TM por Ha de caña en las primeras cosechas. Ese tope se estabiliza en aproximadamente 150 TM en las subsiguientes zafras. En Brasil, donde se riega con agua de lluvia –precisó Nunes- el rendimiento por Ha llega a 80 TM en el quinto corte. Es decir, es menor. 

 

Dicha productividad duplica el beneficio ambiental que ofrecen las plantaciones. “La caña de azúcar es una fuente extraordinaria de secuestro de carbono del aire, que se convierte en sacarosa en la plata y finalmente se transforman en etanol, volviendo a la atmósfera”, comentó Nunes.

 

Según el experto, en Brasil el secuestro de carbono de este cultivo llega a las 15 TM en un período de cinco a siete años. “Aquí en Perú este número puede ser el doble”, advirtió, comentando que el Grupo Romero (Caña Brava) realiza el doble de producción del mundo gracias al uso de riego tecnificado. “Con el etanol no se pone ni una molécula de gas carbónico en el aire”, resaltó. 

 

Además, es un combustible más limpio (más amigable con el medio ambiente y el hombre) que la gasolina. Según explicó el Nunes, la gasolina emite un gas formaldehído, que al entrar en contacto con la luz, se convierte en ozonio, otro gas “extremamente perjudicial para la salud humana”. El bioetanol, observó, también emite un gas, el acetaldehído, que es –resaltó- “menos agresivo”. 

 

Desarrollo social 

 

Por último, destacó el potencial que tiene la industria de etanol como generador de empleo y de desarrollo social. Según contó Nunes, desde 1975 –cuando se implementó en su país el Programa Nacional del Alcohol (Proalcohol) en base de caña de azúcar- la renta per cápita de las zonas productoras aumentó entre 20% y 30% más que en los Estados donde no existe este tipo de industria. Observó que este incremento trae consigo mejoras en educación, salud y deportes de la población involucrada. 

 

(Siga leyendo mañana sobre la experiencia brasilera y el mercado mundial del etanol y sus resistencias)

 

DATO 

 

  • Sucroalcolera del Chira SA, con su proyecto Caña Brava, es la única empresa productora de etanol a partir de caña de azúcar en Perú. Con su producción de cuatro días abastece al mercado interno en Piura, Lambayeque, Tumbes y Cajamarca, donde por ley la gasolina debe contener un 7,8% de etanol. El resto lo envía a Holanda, Ecuador y, recientemente, a Colombia. 
  • Nunes trabajó por 12 años en el ingenio de Usina da Baja, el mayor ingenio de azúcar y etanol de Brasil. La consultora que dirige, IDEA,  asesora al 35% de las empresas relacionadas con el sector sucroenergético de Brasil.