COLUMNA DE:
Fernando Cillóniz

Fernando Cillóniz

23 mayo 2019 | 10:05 am Por: Fernando Cillóniz

La Sierra tiene potencial agrícola, ganadero, forestal y pastizal

La Sierra tiene potencial agrícola, ganadero, forestal y pastizal
Es indudable que el mayor impedimento para  apostar por la agricultura, ganadería, forestería y pasturas en la región de la sierra es la decisión política y luego empresarial,  falta liderazgo. También es cierto que la corrupción tiene mucho que ver porque hay acciones por parte de las autoridades políticas y forestales que desalientan cualquier inversión. 

Si bien esta región es topográficamente diferente a la costa, ya que en general el terreno en la sierra es muy agreste  con agricultura de laderas (aunque hay altiplanicie en zonas como en Puno y Junín) también están los andenes como respuesta a los aludes andinos.

El clima también es completamente diferente a la costa: en la sierra llueve copiosamente durante las temporadas de precipitaciones, las temperaturas son más extremas en frío y radiación, lo que genera que haya cultivos que no se adapten como las frutas, sin embargo tienen sus propios cultivos como la papa, los granos andinos (quinua, tarwi, kiwicha, cañihua), trigo, cebada, habas, entre otros, que producen estupendamente bien.

Asimismo, hay árboles que se desarrollan bien en los Andes, como el pino, el eucalipto que se han adaptado, además hay especies nativas que pueden instalarse hasta los 4.500 m.s.n.m. La forestería es un gran atractivo andino.

Sin embargo, la sierra y la costa (y también la selva) tienen el mismo desafío en lo que respecta al aprovechamiento del agua. La sierra tiene agua estacional durante el periodo de precipitaciones pero carece de dicho recurso durante el estiaje. No hay agricultura competitiva que pueda subsistir con seis meses sin agua.

Las plantas y árboles no se van a morir, pero si contaran con riego durante el estiaje la productividad del cultivo se multiplicaría. Este es un desafío que tenemos por superar.  Hay periodos donde tenemos bastante agua y debemos guardarla en reservorios para usarla durante todo el año, por eso es tan necesaria la siembra y cosecha del agua, pero a los políticos parece no interesarles el tema del afianzamiento hídrico.

Una sierra con agua, además de beneficiar a la costa, porque se infiltra el agua,  permitiría combatir exitosamente la helada, la cual dejaría de ser un enemigo mortal porque la producción agrícola, de pasturas y el crecimiento de los bosques se incrementarían tremendamente.

La sierra (y la selva) es una región que merece mucho más atención por parte de las autoridades y haríamos muy bien en apostar por ella.