19 DE ABRIL 2017 | 10:16 POR: Edwin Ramos

Entrevista con el Ing. Guillermo Sanabria, de Stoller Perú

Prioridad de productores afectados debe ser garantizar viabilidad reproductiva de sus cultivos para la siguiente campaña

Image

Productos como BIOMASS, X-CYTE, STIMULATE y ROOT FEED SP son aliados clave a la hora de garantizar el balance hormonal de la planta y su alta capacidad reproductiva, aun en escenarios de estrés. 

(Agraria.pe) La contingencia climática que azota la costa peruana ha despertado muchas preocupaciones y preguntas. Entre ellas, una de las más importantes es: ¿qué hacer con los sembríos y plantaciones afectadas por altas temperatura y aniegos? ¿Hay manera de recuperar la capacidad productiva de los cultivos?

El Ing. Guillermo Sanabria, Jefe del Departamento Técnico y Nuevos Productos de Stoller Perú, subsidiaria de Stoller Enterprises, Inc., con operaciones en Ecuador y Bolivia, señala que hay que entender el contexto, pues estamos ante la súbita presencia del fenómeno climático denominado “Niño Costero”, que inició afectando la costa norte del país y que se ha ido extendiendo hacia la región andina y la selva peruana. 

“Esta anomalía climática, de difícil pronóstico, está afectando a los cultivos a distintos niveles”, explica el especialista. “En forma directa, las intensas precipitaciones y altas temperaturas afectan a los frutales generando estrés a nivel celular, alterando la fisiología de estas, desde el interior de la planta hacia el exterior de esta. Y la forma cómo están afectando a cultivos como la uva de mesa, mango y palto, que todavía está en proceso de iniciar cosecha, así como a los cítricos en la costa central y norte, es que alteran la viabilidad reproductiva para la siguiente campaña. Esta situación está debilitando la planta, porque las altas temperaturas, en conjunto con la alta humedad, hacen que la planta sea excesivamente vegetativa y eso significa un mayor desgaste energético. Las reservas de nutrientes que está almacenando en la madera se consumen en sostener los nuevos crecimientos y no en el llenado apropiado de los frutos ni en sostener la viabilidad y fertilidad de las yemas reproductivas”.  

Entender qué sucede y cómo reacciona la planta
Otro aspecto que actualmente se está dando en el escenario de la costa norte es el de campos anegados luego de las lluvias y desbordes, especialmente en lugares donde los drenajes son difíciles y el agua se queda estancada muchos días. Esta condición limita y daña el crecimiento de las raíces y da como resultado problemas fisiológicos en la planta. Es importante que los productores comprendan qué provoca esta condición ambiental sobre la planta para así tomar las medidas preventivas y correctivas. “Las medidas a tomar comprenden eliminar el estrés de la planta por el anegamiento y anoxia, para, a continuación, restablecer el crecimiento de nuevas raíces y con ello asegurar la fortaleza de la diferenciación y viabilidad de los primordios reproductivos, generándose esta desde y por las raíces y no causados por este escenario de estrés”, apunta. 

Asimismo, hay que cuidar el exceso de vigor vegetativo en estas situaciones. Sanabria refiere que muchas empresas tienen sobrecostos en la producción debido a deben contratar personal adicional para realizar podas y desbrotes. Esto a fin de controlar y prevenir la pérdida de fertilidad de yemas reproductivas. Es estos casos se debe establecer programas de translocación y maduración de brotes para que la energía de la planta regrese a la yema reproductiva y no se pierda en crecimiento vegetativo. “En nuestro trabajo de más de 35 años con productos hormonales, entendemos que las hormonas, no los fertilizantes, determinan cómo crecen las plantas”. 

Portafolio de soluciones
Una vez cubiertos los frentes de fertilización, riego y control de plagas, algo que es vital pero no se puede manejar es la temperatura y la luminosidad, dos factores que determinan el comportamiento de la planta. “El objetivo es que la planta establezca el balance hormonal en función de cada estado fenológico; manteniendo una producción de citoquininas de forma constante”. 

“El primer factor que va a limitar la producción de la planta es el estrés, sea este por alta temperatura, inundación, o bajas temperaturas, intoxicaciones, en otros escenarios. Esto provocará que la planta produzca etileno, que intoxica las células vegetales. Por ello, lo primero es purgar ese etileno para reestablecer su capacidad reproductiva. De esto se encarga BIOMASS, una molécula patentada por Stoller que purga el etileno de la célula vegetal. Luego, para reestablecer el balance hormonal existen productos específicos como X-CYTE, una citoquinina natural idéntica a la que produce las raíces de la planta, o STIMULATE, que contiene un balance de las tres hormonas de crecimiento. Así nos aseguramos de restablecer el balance hormonal y pasar de una condición vegetativa a una reproductiva”, sostiene el especialista. 

Todo esto se complementa con aplicaciones en al suelo de la tecnología ROOT FEED, un fertilizante que estimula el continuo crecimiento de raíces en la planta, asegurando un balance hormonal y nutricional, permitiendo a la planta generar nuevas raíces y manteniendo el crecimiento de las ya establecidas, aun cuando la planta siga pasando condiciones de estrés.

Estas soluciones han demostrado su efectividad en cultivos tan variados como uva de mesa, paltos, espárragos, pimientos, capsicums, entre otros, con los que la industria agroexportadora ha logrado alcanzar un alto índice de productividad. 




Comentarios:
Etiquetas: