10 DE NOVIEMBRE 2017 | 08:27 POR: Agraria.pe Redacción

Pequeñas grandes historias

Cóndor Andino y el ejemplo de otorgar valor agregado a los productos naturales

Image

Nancy Cóndor se dio cuenta que vender maca en fresco no iba a ser buen negocio, por ello empezó a innovar y utilizar este insumo para fabricar mermeladas y néctares saludables. Ahora cuenta con su propia planta de procesamiento y piensa en la exportación. 

(Agraria.pe) La historia de Nancy Cóndor empezó hace 15 años en el distrito de Carhuamayo, departamento de Junín. Allí, donde se encuentra la Meseta del Bombón, ella vio una oportunidad en donde otros no veían potencial productivo alguno.

Cóndor Andino es el nombre de su empresa y está basada en la ciudad de Huancayo. Desde ahí, provee al mercado limeño de maca en mermeladas, néctares y harina. Ha entrado así en una nueva etapa de progreso que incluye participación en diversas ferias agroecológicas en Lima de la mano de instituciones como Apega. 

“Mis padres sembraban maca para autoconsumo en Carhuamayo. Luego, para seguir estudios me fui y volví a los 25 años para empezar a apoyar en programas de alfabetización y productividad a base de la maca, que es el único producto que surge allá. Allí aprendí y enseñé cómo hacer mermelada de maca y vi que tenía habilidad para los negocios. Luego fuimos con mi esposo y mi hija a Huancayo y empecé a preparar néctares y mermeladas que salí a vender”, relata.

Fue en esa misma ciudad donde empezó a darse cuenta que para crecer necesitaba formalizar su producción, para lo que empezó a formarse en marketing e invertir en implementar su propia planta de procesamiento. “Todo lo que ganaba en mi negocio en Huancayo me ayudó a formar un capital y lo invertí ahí, así pude tener mi propia planta de procesamiento”. Después, con mayor conocimiento del mercado e interacción con otros productores, pudo entrar en contacto con Agro Rural, que fue la plataforma que la ayudó a llegar a las ferias de Apega e incluso a Mistura.  

Nancy Cóndor se siente orgullosa de lo avanzado, de la planta con la que hoy da trabajo a seis personas y de haberse convertido en una embajadora de la maca de Junín. Ahora, gracias al apoyo de instituciones como Innóvate Perú, está en camino de obtener la certificación HACCP para garantizar la inocuidad de su producción de cara a su objetivo mayor: exportar.

Todo esto lo hace además demostrando gran capacidad organizativa para sacarle provecho a la tierra, pues en Carhuamayo la empresa solo cuenta con una hectárea de maca de la que salen 60 sacos de producto de 100 kilos cada uno. “De cada cuatro kilos de maca fresca se logra utilizar 1 kilo. Por eso, aparte de nuestro terreno tenemos hasta 10 hectáreas contando con las tierras de familiares a quienes les compramos el producto”, explica. 

Finalmente, esta emprendedora deja un mensaje claro para las mujeres que, como ella, tienen las ganas de iniciar un negocio y apostar por los productos naturales pero no se atreven: “Las mujeres del Perú, especialmente las del campo, no deben sentirse tristes por ser pobres, sino demostrar que más grande es su voluntad de dar valor agregado a nuestros productos naturales. Esto es importante porque cuando vendemos en fresco nos pagan poco, pero si ese producto lo transformamos en mermelada o néctares ya estamos haciendo empresa”. 

Dato

.Cóndor Andino también produce tocosh y néctar de alcachofa, este último en asociación con el Gobierno Regional de Junín.


Comentarios:
Etiquetas:  empresas