09 DE OCTUBRE 2017 | 09:43 POR: Agraria.pe Redacción

Se podría usar a escala comercial en un plazo de un año

Chile: científicos descubren enzima en la Antártida para quitar lactosa a la leche

Image

Realizar este proceso en frío bajaría el precio y facilitaría la producción de leche líquida y en polvo sin lactosa, mejorando la calidad de vida de los intolerantes a esta sustancia, señalaron los especialistas. 

(Agraria.pe) Científicos de la Universidad de Santiago de Chile (Usach) descubrieron una enzima en los mares de la Antártida que permite quitar la lactosa de la leche a baja temperatura, informaron en un acto organizado por la fundación Imagen de Chile.

La enzima imita el proceso tradicional para quitar la lactosa a la leche, pero al provenir de los mares del continente helado, que están a una temperatura cercana a los 0 grados, permite suprimir la lactosa a temperatura baja, explicaron.

Los científicos señalaron que al realizarse este proceso en frío bajaría el precio y facilitaría la producción de leche líquida y en polvo sin lactosa, mejorando la calidad de vida de los intolerantes a esta sustancia.

La enzima imita el principio de la lactasa, partícula encargada de digerir la lactosa, que a su vez es una molécula que genera intolerancia en algunas personas por un rechazo que sufre el intestino y que provoca gases, vómitos, diarreas o hinchazón.

El descubrimiento puede ser muy útil para los países del hemisferio sur, que son más propensos a la intolerancia por motivos evolutivos, ya que los pueblos del norte empezaron a tomar leche mucho antes, expresaron.

De hecho, se calcula que en Chile, entre el 60 y 80 por ciento de la población podría tener algún grado de intolerancia a la lactosa.

El descubrimiento llegó en una de las expediciones que el grupo de científicos de la Usach realiza en la Antártida, donde tiene una base fija.

"Tomamos muestras en la Isla Rey Jorge, en el mar antártico, que siempre mantiene bajas temperaturas que nunca superan los uno o dos grados", explicó el investigador Renato Chávez, director del proyecto.

"Es un refrigerador natural en el que las esponjas marinas filtran agua y por eso tienen muchos microorganismos", agregó.

Chávez destacó que tomaron las esponjas, aislaron estos microorganismos y se dieron cuenta de que podían quitarle la lactosa a la leche a bajas temperaturas gracias a su adaptación al agua fría.

Para comprobar la eficacia del descubrimiento, hicieron una prueba en la que 50 personas probaron leche en polvo comprada en el supermercado, el mismo producto generado en un laboratorio y leche en polvo hecho con la enzima de la Antártida.

El resultado de la prueba es que los usuarios no notaron diferencia en el sabor de los tres productos.

Por eso, el equipo de científicos de la Usach apuesta ahora por producir grandes cantidades de esta enzima para quitar lactosa de la leche a gran escala y saltar al mercado en un plazo mínimo de un año.

Fuente Agencia Xinhua


Comentarios:
Etiquetas: