COLUMNA DE
Image

Angel Manero

Correo:

Twitter:

24 DE JUNIO 2017 | 13:16

LO QUE LA INDUSTRIA NO DA, NATURA SI LO PRESTA

Image

Hace unos días se publicó el DS 017–2017 que oficializa el reglamento de la Ley 30021, más conocida como la Ley de Promoción de la Alimentación Saludable para niños y adolescentes. Cabe recordar que esta Ley busca promover educación nutricional, mejores hábitos alimenticios, kioskos escolares y comedores saludables además de un sinceramiento en la publicidad de alimentos y bebidas en cuanto a la información que brindan al consumidor. El reglamento establece plazos de adecuación de 6 y 39 meses.

La Ley 30021 pudo ser más integral; pero considero que es un paso importante el haberla reglamentado de una vez, en el camino podemos ir haciendo los ajustes necesarios. Adicionalmente, los parámetros del reglamento deben ser ajustados en el tiempo a efectos de ir mejorando los estándares de la industria.

Lo anterior no debe colisionar con la promoción del sector industrial, que también es muy importante para el país. Quizás no sea el mejor momento para hablar de más regulaciones, pero tampoco el Estado puede renunciar a su rol regulador, ni hacerse de la vista gorda.

La industria va a adaptarse a mejores estándares de nutrición, a controlar excesos en grasas saturadas, sodio y azúcares en sus formulaciones; ellos tienen las mejores capacidades de comunicación para defender su posición de mercado con nuevos y mejores productos. Habrá sobrecostos, es cierto, pero también la posibilidad de hacer crecer la torta del mercado.

Lo anterior trae cola y ya vimos lo que pasó con el etiquetado de la leche, y deben seguir adecuándose productos como los chocolates, los cafés, la miel, las galletas saborizadas, los refrescos instantáneos, las bebidas saborizadas entre otros.

También está el polémico tema de prohibir la recombinación de leche en polvo importada con la leche local. La industria ahora se ve obligada a hacer desarrollo de proveedores para reemplazar el 30% de insumo importado que antes podía usar. Es posible que esto eleve un poco los precios al consumidor, pero estamos hablando de 20 o 30 céntimos más por tarro o caja que pasará imperceptible en el mercado. No faltarán los tremendistas vaticinando que esto afectará hasta el tipo de cambio - Dios santo diría mi abuela - qué puede afectar al tipo de cambio, unos USD 100 millones de flujos de divisas (menos del 0.3% de nuestras importaciones). En contraste, el sector rural del país se lo agradecerá: peruanos ayudando a cientos de miles de ganaderos peruanos.

Todo lo anterior no hace más que reforzar una tendencia: El mercado está yendo a lo natural, está renegando del ultra procesamiento, está más atento a su consumo y calidad de vida y dispuesto a pagar más por eso. Causa emoción ver las colas en la Universidad Agraria La Molina, de gente ávida por comprar leche fresca a 4 soles el litro.

También se viene el gran momento para los productos ecológicos, que es una tendencia en los pequeños productores, desde hace muchos años. El problema era que los mercados no avanzaban conforme sí lo hacia la oferta. Pero eso está cambiando para bien y allí necesitamos un sistema de certificación que llegue al pequeño agricultor sin muchos sobrecostos, pero al mismo tiempo efectivo para asegurar al consumidor que el producto efectivamente es ecológico, sin residuos que afecten la salud. Por eso el Ministerio de Agricultura, a través del SENASA, en pocas semanas debe expedir el reglamento del Sistema de Garantía Participativo (SGP) que precisamente permitirá implementar esto.

Tendemos a un consumo más saludable, más natural y como consecuencia el campo y los pequeños productores se verán beneficiados. Esto es trascendental porque, a decir verdad, los precios son el principal dinamizador de la productividad en el campo; a buenos precios el agricultor hace lo posible e imposible por atender la chacra, lo que se refuerza con transferencia tecnológica, semillas y financiamiento. La industria no da productos naturales, por eso es necesaria su articulación comercial con la pequeña agricultura para que la naturaleza le “preste” lo que necesita. Mejor regalo por el día del campesino, imposible. Pronto nos sentaremos a la mesa desayunados todos !!


Comentarios: