Agraria.pe | El síndrome de la rana y los indicadores de gestión.
COLUMNA DE
30 DE MAYO 2016 | 11:51

El síndrome de la rana y los indicadores de gestión.

Image

"Imagínense una cacerola llena de agua fría en la cual nada tranquilamente una ranita. Un pequeño fuego se enciende bajo la cacerola, y el agua se calienta lentamente. El agua despacio... despacio... se va poniendo tibia, y la ranita encuentra esto más bien agradable, reconfortante y continúa nadando. La temperatura del agua sigue subiendo y el agua se pone más caliente de lo que la ranita pueda gozar, lo que hace que se sienta algo cansada y aturdida pero, no obstante eso, no se asusta. Ahora el agua está verdaderamente caliente y la ranita comienza a encontrar esto desagradable, pero está muy debilitada; entonces soporta estoicamente y no hace nada. La temperatura continúa subiendo, hasta cuando la ranita termina simplemente cocinándose y muriendo.” La pregunta clave es: ¿Qué mató a la rana? Es probable que algunos digan que fue el agua hirviendo pero,  lo que realmente mató a la rana fue su propia incapacidad para percibir y decidir el momento en que debía saltar de la olla.

Esta aleccionadora fábula escrita por Oliver Clerc pretende alertarnos sobre los cambios que se van produciendo poco a poco a nuestro alrededor sin que nos demos cuenta de ello, lo cual impide que podamos tomar las medidas correctivas a tiempo. Según estudios realizados cuando un cambio se introduce de forma lenta en nuestras vidas o en nuestras organizaciones, no lo logramos percibir conscientemente, impidiendo que nos preparemos para dar una respuesta o para reaccionar a una situación que pudiera volverse peligrosa, incómoda e insostenible.

La mejor forma detectar con rapidez y precisión las desviaciones en una organización se logra al implementar el uso de indicadores de gestión también conocidos como kpi (key performance indicator). Como sabemos los indicadores de gestión son instrumentos que permiten evaluar en qué medida se han logrado  los objetivos estratégicos en un periodo determinado, por tanto reflejan cuáles fueron las consecuencias de las acciones tomadas en el pasado en una organización y a la vez, con el debido análisis, sientan las bases para las decisiones y acciones a tomar en el presente y en el futuro. Medir es comparar una magnitud con un patrón preestablecido, por ello los indicadores representan una unidad de medida gerencial que permiten evaluar el desempeño de una organización frente a sus metas, objetivos y responsabilidades. En tal sentido es fundamental elegir las variables críticas para el éxito del proceso y asegurar una gestión eficaz y eficiente.

Todo indicador ha de proporcionar una calidad y una cantidad razonable de información imprescindible para informar, controlar, evaluar y tomar decisiones; debe ser relevante. Su cálculo no puede dar lugar a ambigüedades; debe ser preciso. No debe permitir interpretaciones contrapuestas; debe ser inequívoco. Ha de estar disponible en el momento adecuado para la toma de decisiones; debe ser oportuno. Es apropiado a lo que se pretende medir; debe ser pertinente. Es lo  suficientemente eficaz para identificar variaciones pequeñas, debe ser sensible y todo ello teniendo en cuenta que los costos de obtención no superen los beneficios potenciales de la información generada.

Los directivos deben tomar decisiones constantemente y para ello es necesario conocer en tiempo real los indicadores de gestión, de lo contrario se marcha a ciegas y se toman decisiones en base a suposiciones, a la intuición o al “ojímetro”. Los indicadores permiten saber si se está en el camino correcto o no en cada área y/o proceso. Invertir recursos en diseñar y utilizar disciplinada y sistemáticamente un sistema de control de gestión que le dé un sólido  y oportuno soporte a su función de administrador, puede evitar que usted y su organización terminen cocinándose como la rana de la fábula de Clerc.

Si desea más información sobre este tema escríbanos a: servicioalcliente@goldenage.pe, o visite la página web: www.goldenage.pe

Comentarios: